Filiippo Fortis / IMAXTREE

Cúrcuma, el ingrediente healthy que también mejorará tu piel

Si ya eres fan de la golden milk (o leche dorada), la bebida otoñal que se hace con esta especia, tienes que empezar a incluirla también en tu neceser. Unificar el tono y aportar luminosidad son las dos principales bazas de este activo antioxidante. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Hace ya unos años que la cúrcuma empezó a ponerse de moda. Primero la incluimos en nuestro especiero: su aroma y su sabor -que relacionamos con la comida india, donde es tradicional usarla desde hace miles de años- combina con verduras, carnes blancas e incluso algunos pescados. Después, muchos nos pasamos a su versión para beber, el curcuma latte. También conocido como golden milk o leche dorada, esta bebida es perfecta para los días de frío. La mezcla de leche de almendras, cúrcuma en polvo, jengibre y canela (por mencionar una de las combinaciones más habituales) no solo te hacec entrar en calor, sino que también tiene propiedades antinflamatorias y antioxidantes.

ISTOCK

Sin embargo, como sucede con otros súperalimentos, sus beneficios por vía oral no siempre están comprobados al 100%. Algo que, por el contrario, sí se hace cuando se va a emplear para uso tópico, es decir, directamente sobre la piel. Entre sus fans más VIP encontramos a Miranda Kerr, Gwyneth Paltrow o Katy Perry. ¿Cuáles son, por tanto, sus propiedades a nivel cutáneo? La raíz de la cúrcuma, que es la zona que se aprovecha de la planta en alimentación y en cosmética, ya que es donde se encuentra la curcumina y otros betacarotenos, destaca  sobre todo por sus beneficios antioxidantes. Esto significa que ayuda a la piel a combatir los signos producidos por los radicales libres generados por la contaminación, el estrés, la mala alimentación...

Desde Herb&Be destacan también "su acción antibacteriana, antiséptica y antinflamatoria, beneficiosa para las pieles con tendencia acneica", explican. De hecho, aunque no se publicitara o ni lo supiéramos, tradicionalmente ha sido uno de los ingredientes de origen natural más empleado para tratar el acné. Ayuda a eliminar las espinillas así como a disminuir la apariencia de las marquitas o reducir la grasa originada por las glándulas sebáceas. La dermatitis y el eczema también pueden aliviarse gracias a este ingrediente, ya que al ser antinflamatorio también calma la sensibilidad y alivia las rojeces, Pero si algo se está aprovechando últimamente de la cúrcuma en cosmética es su poder iluminador. Al unificar el tono y suavizar las hiperpigmentaciones, el resultado es una piel más luminosa y con menos imperfecciones. 

Aunque es habitual encontrar la cúrcuma en fórmulas exfoliantes, también podemos aprovechar sus beneficios para la piel en cremas, aceites, sérums y mascarillas. Si te apetece probar este activo cosmético sobre tu piel puedes buscarlo en el INCI (o listado de ingredientes) como curcuma longa o turmeric. Otra pista: su inconfundible color anaranjado que igual que tiñe tus dedos al cocinar, deja su huella en la cosmética.