La cosmética natural es tendencia | GTRES

Cosmética natural 'made in Spain'

Si tienes querencia por los cuidados respetuosos con tu piel y el medio ambiente, es hora de que descubras lo último en cosmética patria de autor. Su high tech bio despunta. Según datos de Stanpa, los productos españoles están presentes en más de 150 países, así que tú que los tienes a la vuelta de la esquina, ¡no te quedes atrás!

Alejandra Yeregui | Woman.es

“Valora la belleza de las cosas simples” dijo el poeta estadounidense Walt Whitman y con esa filosofía minimalista nació en 2014 Sileä. Su nombre es finlandés (por cierto, con un agradable significado: liso, terso y suave) pero tiene alma cien por cien española. Sus creadoras son la orensana Ana Gallego y la prestigiosa esteticista Adela R. Porto, que se formó en París en los años 50 con el Dr. Payot y al volver se convirtió en maestra de las más reputadas expertas de belleza de nuestro país. Madre e hija se apoyan en un equipo de dermatólogos, químicos y farmacéuticos de distintos puntos de Europa que seleccionan sólo ingredientes, botánicos en su mayoría, seguros, eficaces y eco-responsables. Todos los productos están libres de aceites minerales, perfumes sintéticos, colorantes o PEGs. Y se componen de los activos justos, algunos de ellos tan peculiares como el cannabis o un análogo del veneno de serpiente que relaja las arruguitas. Con esta estudiada brevedad se aporta a la piel aquello que realmente necesita. Las seis líneas de la marca están pensadas para combinarse entre sí porque, como explica Adela, “no existen tipos de piel concretos, si no diferentes estados de ánimo dérmicos”. Disponible en centros de estética, clínicas, spas y en www.silea.es.

Calming Serum, de Sileä (38 euros).   | D.R.

 

 

LO MEJOR DE LA TIERRA

¿Sabías que en el Parque Regional del  Pirineos Catalán se extrae la mejor baba de caracol del mundo? Los químicos de la marca Armonía realizan un procedimiento cero agresivo para el molusco que mantiene intactas sus proteínas beneficiosas para estimular el colágeno de la piel. Con este mismo respeto, los laboratorios logran aceites vegetales ecológicos, aguas florales u otros ingredientes orgánicos, algunos provenientes de pequeños productores o asociaciones agrícolas. El compromiso con el desarrollo sostenible de nuestro medio rural está en el ADN de esta empresa desde sus inicios, que comenzó como el sueño de una familia de Ibiza a principios de los años 80 por crear los mejores cosméticos ecológicos certificados, y que hoy es todo un referente en el sector. Cualquier producto que pruebes tiene sello Ecocert. Los encuentras en herbolarios, farmacias, parafarmacias y en www.armoniabio.com

Agua micelar Helix Active con extracto de baba de caracol, de Armonía (13,20 euros).    | D.R.

VISIÓN HOLÍSTICA

Si te vuelve loca la cosmética sensorial y revivir olores de tiempos felizmente pasados, tienes que conocer Apoem. Según la filosofía de esta marca barcelonesa, los productos se deben elegir por instinto, en función de las sensaciones que te transmitan al probarlos. “A través de tus preferencias, sabes lo que necesitas; la aromaterapia hace el resto del trabajo. Cada producto, está especialmente pensado para tratar la piel y la mente al unísono”, explica Paola Giuglietta, fundadora de la marca. En el híper poblado universo de cuidados naturales, la diferencia que marcan sus fórmulas faciales, corporales o incluso para el hogar es el uso de los aceites esenciales “quimiotipados”, cien por cien puros y naturales. Con ellos se asegura una composición química de la mejor calidad y seguridad posible. Y es que una planta puede producir aceites esenciales muy diferentes en función de los días de sol, la temperatura, la composición del suelo o la altitud a los que esté sometida. De estas variaciones en el quimiotipo depende la eficacia del aceite esencial, algo tan o más esencial que un producto bio tenga certificación oficial. De venta en farmacias y en apoem.eu

Body Cream Lemongrass y vetiver, de Apoem (49 euros).  | D.R.

 

DEL PLATO AL CABELLO

El champú de cebolla de Nuggela & Sulé ha sido una revolución dentro y fuera de nuestras fronteras. Sus credenciales: reeditar el uso de este ingrediente como remedio capilar, que ya utilizaban los griegos para fortalecer y estimular el cabello, utilizando la cebolla roja, la más poderosa, por ser rica en un flavonoide que mejora el riego sanguíneo. Además el secreto del éxito de la fórmula está en el glucógeno marino, que favorece la síntesis de proteínas durante el proceso de crecimiento capilar. Y por supuesto, ¡sin olor a cebolla! El último reto de Adolfo Remartínez, fundador de la marca es Martinn, un complemento alimenticio que aporta al cabello todos los nutrientes para devolverle vigor, como la quinoa, cebolla, mijo o la quercitina, pero además, y por primera vez, con acción depurativa. Así que a la vez eliminas toxinas. Se recomienda ingerir dos cápsulas al días durante un mes. Se vende en farmacias, parafarmacias y herbolarios.

Complemento alimenticio Martinn, un mes de tratamiento capilar (29,90 euros).   | D.R.