Del corte de pelo a la limpieza facial, hay gestos de belleza que normalmente utilizan el agua pero no siempre es imprescindible mojarse | ISTOCK

¿Qué ventajas tiene el corte de pelo en seco? ¿Y la manicura sin agua?

Ciertos gestos de belleza habitualmente requieren agua, pero también pueden realizarse en seco. Desde el corte de pelo hasta el cepillado de cuerpo. Te contamos cómo y por qué

CARMEN LANCHARES

Porque los resultados cambian o porque tiene otros beneficios, el corte de pelo en seco se está convirtiendo en un 'must' de los salones de peluquería y la limpieza (facial) sin agua es un gesto cada vez más popular en las rutinas diarias. La belleza en seco tiene su razón de ser. ¿Cuáles son sus ventajas? ¿Funciona en todos los casos? Preguntamos a los expertos. Y no, no siempre el motivo que está detrás de estas prácticas es el ahorro de agua.

Corte de pelo en seco

Según Gabriel Llano, director del salón homónimo, la técnica de corte en seco se puede realizar en todo tipo de longitudes, pero no vale para todo tipo de corte ni de cabello. “Para mi depende mucho de la cantidad de cabello que tenga y de la textura del pelo que sea. No es lo mismo cortar un pelo fino, en seco, que un cabello con mucha cantidad que se nos complica muchísimo más. Está muy bien por ejemplo, para las mujeres que tienen el pelo muy largo, y no quieren que se les corte mucho, porque de esta manera van a ver el largo que se les va a quedar, ya que el pelo mojado pesa más y parece entonces más largo de lo que es”. Hay estilistas que prefieren definir el largo en mojado y luego, en seco, trabajar las formas, para tener más control en cuanto al resultado buscado. Así que, primera conclusión, trabajar con la textura natural del cabello facilita lograr el estilo deseado. Pero además, para Llano es una manera de conseguir que ese estilo se mantenga intacto durante más tiempo, porque el pelo suele crecer más como te lo esperas.

“Otra ventaja, señala este estilista, es que la clienta puede ver en el momento como le está quedando, sin peinar, y así ver cómo conseguir peinarlo en casa sola después”.

Pero si esta técnica tiene un público idóneo es el de los cabellos rizados, “porque en este tipo de melenas ayuda mucho a dar forma al corte, ya que en estos casos el pelo mojado no tiene nada que ver con su aspecto en seco, sobre todo la forma y los volúmenes”.  De la misma opinión es Quique Sánchez, director creativo de Espacio Q para quien este método es la clave para controlar volumen y movimiento en este tipo de cabello. De hecho, esta técnica es uno de los puntos clave del salón porque, como afirma Sánchez, solo presenta ventajas, para cabello rizado, o no “En algunas ocasiones empleamos esta técnica para un corte íntegro, y en otras como punto final del corte. El corte en seco nos permite desde crear movimiento en el cabello hasta texturizarlo y controlar los volúmenes”. Ahí es nada. Lo que buscamos todas.

Dicho esto, en esta técnica es importante la pericia y preparación del peluquero. “Hay que manejar muy bien la tijeras porque es mucho más complicado que cortar en mojado ya que las tijeras no tienen la misma movilidad”, apunta Gabriel Llano. Pero bien hecho, es mucho más preciso.

Manicura en seco

Puede que el color sea el protagonista en cuestión de manicuras, pero a la hora de abordarlas, los pasos previos son imprescindibles para un resultado top. Habitualmente el primer paso de la manicura (o pedicura) es poner las manos (o pies) en remojo. Para ablandar uñas y cutículas. Pero lo que parecía incuestionable en los salones de uñas, ya admite cuestión. La manicura en seco es una opción cada vez más extendida.

“La principal ventaja de la manicura en seco es que las uñas no adquieren ningún tipo de hidratación, por lo que hay una mayor adherencia del esmalte. Algo especialmente importante en el caso de los esmaltados permanentes”, señalan desde Le Salon Nails, para Essie.

Frente a la manicura rusa, que se realiza con tornos y se quita totalmente cutícula, en el método en seco esta se respeta. Hay que empujarla lo máximo que se pueda, a continuación, pulir para retirar el exceso y finalmente recortar la piel muerta restante”, explican desde Le Salón Nails. La uña queda pulida y se garantiza un esmaltado más preciso. Eso sí, si hay mucha cutícula, “es probable que no se pueda empujar del todo, y, por ello, existe un mayor riesgo de cortar”. 

Si eres de las que prefiere hacerse las uñas en casa, existen unos removedores de cutícula en seco que ayudan a retirarla de manera fácil y evitan el riesgo de cortarse.

Cepillado (del cuerpo) en seco

Puede que suene a nuevo porque las redes sociales se han hecho eco de esta práctica y 'celebrities' como Miranda Kerr o Gwyneth Paltrow la han dado pábulo, pero el cepillado en seco o 'dry brushing' es un método que viene de lejos. “Es una práctica ancestral de belleza y bienestar que promueve una piel saludable, más suave, luminosa y uniforme” confirma Raquel Mocholi, consultora estratégica de clean beauty, lifestyle y wellness en USA y fundadora de The Rei Studios, De hecho, este espacio dedicado al 'well-aging' fue pionero en incorporarlo, hace un par de años, como parte de sus rituales. Además de sus beneficios para la piel, “el cepillado en seco  ayuda a estimular el sistema linfático, activa la circulación y permite que el cuerpo diariamente detoxifique de manera natural”, apunta Mocholi. Y añade: puede ayudar, si somos constantes, con la celulitis o piel de naranja, así como a mejorar la tonificación de la piel. Asimismo, alivia la inflamación en los días premenstruales y apoya el sistema nervioso, calmando el cerebro, reduciendo el estrés. Según la consultora, este ritual es definitivamente una práctica enfocada en el rejuvenecimiento, físico y emocional.

La buena noticia es que no hace falta acudir a un centro de belleza para disfrutar de esta práctica. La puedes disfrutar en casa, cada día. “Para mi es el ritual perfecto de autocuidado”, sentencia Mocholi quien recomienda realizarlo todos los días. “Una vez que sabes hacia donde dirigir el cepillado, van a ser los mejores 5 minutos invertidos en ti a diario”. Aquí va la técnica: empieza en la planta de los pies y cepilla en dirección ascendente hacia las ingles, por delante y detrás, continúa por el abdomen, en sentido ascendente o circular en dirección al corazón. Sigue por los brazos incluyendo las palmas de las manos en dirección a las axilas, y el cuello por delante y por detrás, suavemente, en dirección hacia la clavícula. En definitiva, se trata de unas maniobras sencillas y suaves en sentido ascendente o circular (al gusto) hacia las principales cadenas ganglionares linfáticas, ubicadas en las ingles, axilas y cuello. Es importante tener en cuenta la presión, porque la linfa no necesita fuerza ni agresión, “no estamos exfoliando, sino activando”, concluye esta consultora. Una última recomendación: comprar un cepillo de materiales naturales, donde el agarre sea ergonómicamente cómodo para llegar a todas las áreas y que las cerdas sean firmes y suaves al tacto.

“Una vez que lo pruebas, notas cómo se activa la piel y se convierte en algo adictivo. Aumenta la energía, y te hace sentir ligera, despierta”. sentencia Mocholi.

Limpieza en seco

Retirar el maquillaje o remediar un ¡bad hair day' son gestos para los que el agua parece un imprescindible. Pero no. Hay otra forma de hacerlo sin lavar ni aclarar. El agua micelar, en el primer caso, y el champú seco, en el segundo, son dos opciones más que válidas para cumplir con ambos rituales sin derramar una gota. 

El agua micelar (¡ojo, que nada tiene que ver con un tónico!) es uno de esos productos todoterreno que primero conquistó los 'backstages' y con el tiempo ha ido cautivando a cada vez más mujeres, sobre todo las de piel sensibles. Gracias a las micelas, captan, atraen y absorben el maquillaje, el exceso de sebo y las impurezas cutáneas, sin necesidad de jabón y respetando el pH de la piel.

En cuanto al champú en seco, durante mucho tiempo denostado y también redescubierto como otro de los secretos pro de los backstages, es un salvavidas capilar para esos días u ocasiones en las que el lavado no es una opción. Gabriel Llano es un firme defensor de este producto -“me encanta”- aunque cree que muchas consumidoras están abusando de ellos últimamente. “Se han dado cuenta de que también para dar volumen y demás, pero creo que para esto existen productos específicos que hacen estas funciones. Cada día me estoy encontrando en el salón con gente que está usando cantidades innecesarias de champú en seco, y no creo que sea muy bueno para el cuero cabelludo. Está muy bien si se usa para este momento, ese día, que no te puedes o no quieres lavarte el pelo, porque, de repente, el pelo lo absorbe, y queda nuevo para ese día”.