Conoce la técnica de "los hilos tensores"

Este tratamiento ayuda a combatir la flacidez facial y corporal que harán que nuestro rostro rejuvenezca como por arte de magia.

Amanda Luesma

Los hilos tensores o "hilos mágicos" rejuvenecen el rostro de forma inmediata, rápida, sencilla y sin apenas dolor. Esta nueva técnica, que se realiza en el Instituto de Belleza y Medicina Estética Maribel Yébenes, ha sido bautizada como el nuevo "lifting" no quirúrgico.

El primer paso es el dibujo en las zonas a tratar, creando un mapa de puntos que servirá de ayuda para la posterior colocación de los hilos. Los hilos se introducen mediante una aguja-caléndula muy fina a nivel del tejido subcutáneo. Son hebras muy finas fabricadas de un material reabsorbible y compatible llamado Polidioxano. Cuentan con pequeñas espículas, que les permiten fijarse al tejido sin necesidad de tener que realizar anclajes y suturas para fijarlos. No requieren anestesia y el paciente puede hacer vida normal sin problemas. El tratamiento consiste en tejer un entramado de hilos cruzados que sujeten el tejido. Una vez introducidos, tensa la zona tratada y estimulan el colágeno, reactivando además su producción.

Los resultados son inmediatos (aunque los definitivos son apreciables 20 días después) en rostro o cuerpo (dependiendo de la zona tratada). En la cara notaremos cómo los pómulos se han elevado y cómo han mejorado las patas de gallo. En el cuerpo, se reafirma la cara interna de brazos, muslos, glúteos y abdomen.

Se recomienda para mujeres mayores de 35 años que quieren mejorar y prevenir el envejecimiento sin pasar por quirófano ya que la técnica se lleva a cabo sin sangrado, cicatrices o anestesia y en tan solo 20-30 minutos. Los precios son orientativos y van desde 300 € por el rostro hasta 300 € cada brazo o muslo a tratar.