Láser, ¿ablativo o no ablativo?En ambos casos, se trata de una fuente de energía en forma de luz de distinta longitud de onda. La piel absorbe, con dianas variables, esta energía, lo que provoca un efecto tensor y renovador (por acción sobre el colágeno de la piel) y la corrección de lesiones pigmentadas o vasculares. Existen dos opciones, los láser ablativos (requieren anestesia y un largo tiempo de recuperación. Son más agresivos, pero los resultados son muy evidentes) y los láser no ablativos, utilizados para mejorar el aspecto de la piel. No queman ni producen costra, sólo crean un calentamiento profundo de la epidermis, lo que conlleva a la nueva formación de colágeno.Dónde. Instituto Pérez de la Romana. Tel. 902 400 408Precios. Láser ablativo Alejandrita (300-500 €/sesión. Son necesarias al menos tres) y láser no ablativo Luz Pulsada Controlada (d200-400 € sesión/ se requieren al menos 3-4 sesiones ).

Adiós manchas faciales

Es nuestra preocupación constante, los datos son reveladores: Las manchas en el rostro afectan a más del 40% de las mujeres. En Europa, 1 de cada 10 mujeres contempla la posibilidad de seguir un tratamiento despigmentante. La hiperpigmentación, en mujeres menores de 45 años, se asocia a la exposición solar, y en mayores de 50 años, es el signo evidente de que su piel envejece.

Sea cual sea tu caso, existen tratamientos y cosmética específica para luchar contra las manchas cutáneas o melanosomas. ¿Las opciones? Desde peelings superficiales: exfoliaciones de las capas superiores de la epidermis inducidas por productos químicos como el ácido glicólico, el ácido salicílico, LHA (lipohidroxiácido) o el TCA (ácido tricloroacético). Otra terapia utilizada es el láser. Los láser dermatológicos destruyen la melanina gracias a una longitud de onda específica, permitiendo así atenuar o hacer desaparecer cierto número de lesiones pigmentarias. La elección del tipo de láser viene determinada por el color y la profundidad de la lesión pigmentaria. Por útlimo, existe la crioterapia: se basa en eliminar las lesiones a través del frío. Se suelen realizar con nitrógeno líquido o nieve carbónica.

Para apoyar estos tratamientos, la industria farmacológica sugiere diversas cremas con ácidos activos en su composición (ácido azelaico, ácido Kóji), que ayudan a inhibir la formación de melanina y aceleran la renovación celular. Todo a tu alcance para acabar con los léntigos solares, la forma más frecuente de hiperpigmentación.

Susana Fernández

Es nuestra preocupación constante, los datos son reveladores: Las manchas en el rostro afectan a más del 40% de las mujeres. En Europa, 1 de cada 10 mujeres contempla la posibilidad de seguir un tratamiento despigmentante. La hiperpigmentación, en mujeres menores de 45 años, se asocia a la exposición solar, y en mayores de 50 años, es el signo evidente de que su piel envejece.

Sea cual sea tu caso, existen tratamientos y cosmética específica para luchar contra las manchas cutáneas o melanosomas. ¿Las opciones? Desde peelings superficiales: exfoliaciones de las capas superiores de la epidermis inducidas por productos químicos como el ácido glicólico, el ácido salicílico, LHA (lipohidroxiácido) o el TCA (ácido tricloroacético). Otra terapia utilizada es el láser. Los láser dermatológicos destruyen la melanina gracias a una longitud de onda específica, permitiendo así atenuar o hacer desaparecer cierto número de lesiones pigmentarias. La elección del tipo de láser viene determinada por el color y la profundidad de la lesión pigmentaria. Por útlimo, existe la crioterapia: se basa en eliminar las lesiones a través del frío. Se suelen realizar con nitrógeno líquido o nieve carbónica.

Para apoyar estos tratamientos, la industria farmacológica sugiere diversas cremas con ácidos activos en su composición (ácido azelaico, ácido Kóji), que ayudan a inhibir la formación de melanina y aceleran la renovación celular. Todo a tu alcance para acabar con los léntigos solares, la forma más frecuente de hiperpigmentación.