5 superalimentos que están en temporada en febrero

Los superalimentos están más al alcance de la mano de lo que piensas: algunos, además, están en plena temporada en el mes de febrero.

Araceli Ocaña | Woman.es

Parece una moda nada pasajera: los superalimentos han llegado a nuestra dieta para quedarse. Y no es necesario que vengan de muy lejos como las semillas de chia o buscar nuevas recetas para incluirlos en nuestro día a día, como con la quinoa (adiós, arroz, tenemos una nueva amiga mucho más sana).

Algunos están presentes en cualquier frutería, por ejemplo, y además ya son viejos conocidos... Solo hay que saber identificarlos y encontrarlos en su mejor momento.

Estos son los superalimentos del mes de febrero:

Aportan todo tipo de vitaminas (E, A, B1, B2, B6 y en menor medida, C).

Además, las endivias son anticancerígenas, disminuyen el colesterol malo, favorecen el tránsito intestinal además de eliminar acidez y gases.

Y un plus: su efecto diurético las convierte en perfectas aliadas para perder peso.

Las fresas forman parte de esos superalimentos desconocidos. Si bien es conocida su aportación de vitamina C y E, así como Potasio, Magnesio y Calcio, pocos saben que, además, ayudan al crecimiento óseo y de tejidos

Tienen poder laxante a la par que diurético; todo ello combinado con su bajo contenido en grasa y calorías hace que deban estar siempre presentes en dietas hipocalóricas. Son desintoxicantes, ayudan a la formación de anticuerpos y expulsan el ácido úrico.

Además, son antiinflamatorias, anticoagulantes, regulan la hipertensión, su alto contenido en agua ayuda a hidrataer la piel y son imprescindibles en el embarazo por su gran aportación de nutrientes.

Su aporte en vitamina A y en minerales (Potasio, Calcio, Fósfor, Sodio y Hierro) sería motivo suficiente para incluirlo directamente en la dieta.

Pero, además, los guisantes son perfectos para deportistas, ya que compensan el esfuerzo físico y ayudan a su recuperación.

También tienen efecto tranquilizante: son buenos para el sistema nervioso, el estado de ánimo y para el sueño.

Aunque en ocasiones se restringe su ingesta por su alto contenido calórico, es rico en grasa buena: esto es, ácido oleico o monoinsaturado, que ayuda a combatir el colesterol malo. Además, contiene vitaminas C, D y E (antioxidantes y buenas para los huesos).
También es rico en fibra (alivia el estreñimiento), en potasio y es altamente saciante.
Su contenido en ácido fólico lo convierte en imprescindible durante el embarazo y su efecto antiinflamatorio es muy apropiado para tratar a enfermos de artritis.

Contiene vitamina C (y en menor cantidad A, E y B).

Pero, sobre todo, se cree que el limón es superalimento por sus propiedades curativas: es bueno para la circulación, para ayudar la digestión, ayuda a fortalecer el organismo.

Es muy eficaz en dietas de adelgazamiento (se cree que es un potente antigrasa), ayuda a la prevención del cáncer, reduce el colesterol y sirve en preparaciones para aliviar dolores de garganta, úlceras bucales y gingivitis.