10 trucos para tomar el sol sin miedo

Tomar el sol sí, pero nada de correr riesgos. Las claves para una correcta exposición solar.

Susana Fernández | Woman.es

1 Antes de tomar el sol, evita el uso de productos que contengan alcohol y perfumes, como las colonias o desodorantes, ya que pueden dar lugar a manchas oscuras en la piel.

2 Antes de aplicar el fotoprotector, la piel debe estar correctamente hidratada, limpia y sin maquillaje.

3 Escoge una crema de protección solar Alta FPS 30 o Muy Alta PFS 50+ y con filtro físico, para los niños menores de 2 años, y químico para el resto de la población.

4 Aplica la crema 30 minutos antes de la exposición solar, que es el tiempo que tarda la piel en absorberla.

5 Repite la aplicación siempre después del baño o de una excesiva sudoración.

6 Sobre la dosis adecuada de la crema solar, los expertos en dermocosmética, como Laboratorios Uriage, recuerdan que, a menudo, nos ponemos una cantidad insuficiente. Para compensarlo debemos aplicarla y, al cabo de media hora, repetir este gesto.

7 En lo referente a los momentos del día en los que deberíamos extremar precauciones, toma nota: entre las 12 y las 16 horas transcurre el tiempo en el que las radiaciones solares son más agresivas, momentos en los que hay que evitar tomar el sol o bien aumentar la protección”. Las primeras exposiciones al sol deben ser progresivas en dosis de 10, 15 y 20 minutos y preferiblemente en movimiento. No es recomendable más de media hora al día.

8 Respecto al uso de protectores, no los utilices de un año para otro ya que han permanecido en lugares sobrecalentados (coches, playas…) y esto puede provocar que los filtros pierdan eficacia y que el índice de protección del producto aparezca rebajado.

9 Igualmente cuidadosos debemos ser a la hora de proteger algunas zonas de nuestro cuerpo y rostro especialmente delicadas: la cara, el cuello, la cabeza, el escote y las orejas, son zonas más sensibles al sol.

10 Como medida complementaria al uso de protectores solares, no te olvides las gafas de sol adecuadas, lápices o barras de labios fotoprotectoras y sombreros para proteger la cabeza. En este sentido, también es importante “ngerir abundante líquido, para compensar la pérdida que se produce en la exposición solar.