Ana lleva falda de Tod's, camisa de Max Marz y salones de Pura López. Las joyas son de Tous | Germán Sáiz

Los 10 consejos de Ana Rodríguez y Ángel Durántez para estar más joven

"El bótox y los retoques estéticos, al final, se notan. No hace falta aparentar 20 años menos"

Marta Bonilla/ Fotografía: Germán Sáiz / Estilismo: Beatriz Valdivia

Nadie diría que Ana Rodríguez tiene 57 años. Con una talla entre la 36 y la 38 y sin apenas arrugas. Las justas para comprobar que no ha sucumbido al bótox: "Al final, se nota. Prefiero una cara cuidada aunque con arrugas", nos dice sonriente. Para sentirse bien, confía en los consejos del doctor Durántez. 

¿Cuál es tu filosofía beauty? 
Tenemos que exigirnos estar y vernos bien, no por los demás, sino por una misma. Puede que la juventud esté  sobrevalorada, pero hoy no se percibe a las mujeres de más de 50 como señoras mayores. La belleza no es una cuestión de edad, es el reflejo de tu vida.

¿Se abusa de los retoques?
Yo estoy a favor de la cirugía y los retoques, pero con limitaciones. No se puede pretender que te quiten 20 años en la cara, cuando el
cuerpo delata tu edad.

¿Cuidas más cara o cuerpo?
Según cumples años, el cuerpo reclama más atención. Hay que cuidar la piel, la comida, hacer deporte...

¿Qué practicas tú?
Yoga, porque trabaja lo físico y lo mental, y salgo a correr con mi hija pequeña.

Creaste Oceanyx, tu propia línea de cosméticos. ¿Cómo surgió la idea?
Tengo la piel atópica, todo me da alergia y después de probar un montón de fórmulas, decidí crear mi propio tratamiento. Como me funcionaba bien, me
decidí a lanzar la línea.

¿En qué consiste?
Son serums con principios activos puros, procedentes del océano, sin parabenos ni alcohol, que nutren, reparan y regeneran. Se venden online (oceanyx.com).

¿Cómo conociste Neolife?
Empecé a colaborar con ellos cuando se inauguró. Es un centro médico antiage, con un enfoque muy serio de cómo prevenir y afrontar el paso del tiempo. No se trata  de aparentar diez años menos, sino de llevarlos lo mejor posible, por fuera y por dentro.

¿En qué consiste el tratamiento?
Te hacen una analítica completa y a partir de los resultados te recomiendan dieta, ejercicios, hábitos, complementos nutricionales... que hacen
que te sientas bien.

¿En qué lo has notado?
Llegué con los síntomas típicos de la menopausia: sofocos, cansancio, desánimo... el doctor me infiltró lo que yo llamo un microchip en la parte baja de
la espalda y se me pasó todo. Cuando me siento baja de forma o ánimo, vengo y me pincha (risas).

¿Qué complementos tomas?
Omega 3 y colágeno.

Un capricho de belleza…
Los masajes y tratamientos en cabina. Mejoran la piel y me hacen sentir que cuidarse es un placer.

MÁS JOVEN por Ángel Durántez

1. Mídete. Es preciso saber tu estado de salud: análisis de sangre, composición corporal, pruebas neurocognitivas, marcadores de riesgo cardiovascular... Son biomarcadores que informan de las acciones a emprender.

2. Baja el índice glucémico de tu dieta. Cada vez está más claro que el problema nutricional en los países desarrollados no es tanto la grasa como el exceso de azúcar en la dieta. Sobre todo, las harinas refinadas: pan blanco, dulces, bollería... y todos los alimentos procesados que mejoran su sabor con edulcorantes.

3. Muévete todos los días. Es la mejor terapia de salud. Desde levantarse de la mesa del trabajo un par de minutos cada media hora hasta siete horas de entrenamiento semanales hay un montón de opciones para moverte.

4. Optimiza tu nutrición. Suplementa tu alimentación con aquellos micronutrientes deficitarios en la dieta. El déficit de vitamina D es endémico, el aporte de ácidos grasos Omega 3 es pobre en general, igual que las vitaminas del grupo B y ácido fólico.

5. No te intoxiques. Deja de fumar ya y no te drogues, no tiene ningún sentido.

6. Descansa. Un sueño reparador es imprescindible para mantener la salud. Se sabe que dormimos menos de 7 horas de media y la calidad del sueño a partir de los 35-40 años disminuye. Procura acostarte a la misma hora, con oscuridad total, una temperatura adecuada, silencio… y no tengas el móvil ni la tele en el dormitorio.

7. Sé feliz. Parece una perogrullada pero es el consejo más sabio. Adopta una actitud optimista ante la vida, no magnifiques los problemas, evita encontronazos, aprende una técnica de relajación. En todos los congresos de longevidad, calidad de vida y prevención de enfermedades he escuchado que una actitud positiva ante la  vida es la base de una correcta salud y de la longevidad.

8. Relaciónate y ayuda a los demás. La familia y la amistad son denominadores comunes en las zonas más longevas del mundo, denominadas Blue Zones por National Geographic: Cerdeña en Italia, Okinawa en Japón y Loma Linda en California.

9. A partir de los 35 años. Es una buena edad para empezar un tratamiento antiage, y a partir de ahí , vigilar la evolución de tus biomarcadores... La vida da muchas vueltas.

10. Ponte en buenas manos profesionales. La mayoría de estos consejos se pueden hacer por tu cuenta, pero una buena orientación optimiza los  resultados y ayuda.