Piel perfecta bajo cero

Labios agrietados, manos craqueladas, sensación de tirantez, mejillas sonrosadas que parecen querer gritar… Líbrate del efecto “piel de cocodrilo” modificando pequeños gestos en tu rutina de invierno.

Glow Revival Serum, de Shiseido (118 euros)
Shiseido

Cuando las temperaturas caen, hay que abrigar literalmente la piel. “El frío es uno de los agentes externos más perjudiciales que reseca, irrita y deshidrata la epidermis”, explica la Dra. Adriana Ribé. De hecho, su capacidad para retener la hidratación disminuye en un 25 por ciento.

Lo sabe bien Natalia Vodianova, la modelo que vino de la gélida Rusia, que además de utilizar varias veces al día la crema Súper Aqua de Guerlain, fabrica en invierno su propio exfoliante súper nutritivo a base de una cucharada de miel y sal. Y no, no se equivoca al utilizar un peeling en invierno. Exfoliarse una vez por semana mejora la penetración de los activos que apliques después orientados a reforzar la función barrera de la epidermis. Elige una fórmula suave a base de enzimas de frutas o partículas de arrastre con pepitas de uva y oliva como el Exfoliante Triple Acción, de Esdor. Para una limpieza diaria anti-irritaciones, prueba la confortable Leche calmante Sensitive Végetal de, Yves Rocher, o el Gel de Agua Micelar de Aciano, de Patyka (26 euros).

La top canadiense Daria Werbowy, que también domina las inclemencias del bajo cero, practica el winter layering y añade a su ritual facial un suero en los días especialmente fríos. Uno de sus preferidos es el sérum en mascarilla de noche Hydra Zen, de Lancôme, que calma y repara. Si tiendes a tener rojeces o quieres prevenirlas, el suero Glow Revival Sérum de Shiseido es capaz de reconstruir los capilares sanguíneos para abastecer correctamente de nutrientes y oxígeno los tejidos de la piel gracias a la Capillary Management Technology. Si buscas un extra de nutrición, aporta lípidos con un aceite facial como Oils for Life de The Body Shop con un 99 por ciento de aceites de origen natural. Se aplica tras el sérum y antes de la crema para fijar los activos de ésta.

Las pieles atópicas, que afectan al 10 por ciento de los españoles, suelen tener en esta época del año brotes que acarrean sequedad extrema, picores y descamación. Una solución que recomiendan los dermatólogos es la crema Xera Calm A.D. de Avène y extremar los cuidados. Además de “bañarte” en crema a diario, el Dr. Juan Arenas, asesor médico de Eucerin, recomienda “baños rápidos de agua templada con limpiadores sin jabón, no abrigarse en exceso para evitar sudar, evitar el contacto con prendas no transpirables y beber agua de forma continuada”, apunta.

Otra de las rutinas corporales a imitar de Daria Werbowy consiste en aplicar un aceite corporal natural y a continuación un agua de tratamiento. Si no sabes por qué aceite decantarte, prueba los de Weleda. Y mucho mejor si lo aplicas dentro de la ducha con la piel húmeda para favorecer su penetración. Y si prefieres una crema, aplícala tras secarte suavemente y enseguida. Hay estudios que demuestran que hidratar la piel hasta tres minutos después de salir del agua es más efectivo, de otro modo la hidratación natural de la piel comienza a evaporarse antes de que la puedas sellar con la loción. Utiliza Complete Repair, de Eucerin, con un 10 por ciento de urea. Y para las zonas expuestas a lo largo del día, conviértete en una adicta de los bálsamos de labios como la top Natasha Poly. El nuevo Prime Lip Repair, de Valmont, une placer y eficacia. Para las manos, la crema Bio Beauté de Nuxe contiene el complejo Cold Cream Natural a base de almendra dulce, cera de abeja y agua de rosa. ¿Quién dijo frío?

 

Tags _

Síguele la pista

  • Lo último