Cortesía Tod's Press Office / IMAXTREE

Todos los trucos que tienes que conocer para llevar el flequillo perfecto

Da igual que lleves el de tipo cortina -al estilo de Emily en París- o un atrevido baby bang como el de Jennifer Lawrence en 'No mires arriba'. Si sigues estos consejos que nos han dado los mejores peluqueros ya no querrás vivir sin flequillo. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Dicen que el mundo se divide entre las que llevan flequillo o no... Más bien se podría dividir entre quienes saben llevarlo y quienes, por mucho que lo intentemos, no somos capaces de hacernos con esta tendencia capilar. Sin embargo, los estilistas insisten en que el flequillo perfecto existe. Y no es cuestión de cómo tengas el pelo. Da igual que sea rizado, ultra liso. Una melena midi o un corte pixie. Tampoco importa el estilo: del tipo cortina (como el que acaba de estrenar Lily Collins) a los baby bangs que han vuelto a poner de moda Jennifer Lawrence y Lady Daphne Bridgerton, cualquier diseño puede alcanzar la perfección capilar.

Cortesía de Label Edition P.O. / IMAXTREE

El primer paso es dar con el flequillo adecuado. "El que está adaptado al milímetro a las facciones y textura del cabello", resuelve Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez. Una vez que hayas encontrado tu estilo, solo tienes que seguir unas reglas de oro. La primera es ser consciente de que tendrás que visitar el salón de peluquería frecuentemente. "Cada tres semanas", calcula Eduardo Sánchez. Aunque es cierto que también depende de cómo sea tu estilo. Un flequillo ondulado y largo aguanta mejor el paso de los días que uno geométrico, liso y ajustadísimo a las cejas. En cualquier caso, evita lanzarte a las tijeras en casa... El segundo aspecto clave es mantenerlo limpio. Al estar en contacto con la frente suele ensuciarse más a menudo que el resto de pelo, por tanto, como nos aconseja Diana Daureo, al frente del salón del mismo nombre, "conviene dar un pequeño wash (o refresco) entre lavado y lavado". Otra opción, que nos proponen desde la firma de cuidado capilar Maria Nila, es recurrir al champú en seco para eliminar el exceso de grasa. Más rápido y cómodo, imposible. 

Siguiente punto: el secado. Para Eduardo Sánchez ahí está la clave. "Si el cabello es liso u ondulado hay que secarlo en la dirección de su caída, respetando esta caída natural. El truco es controlar muy bien el aire y el calor del secador para que no se infle y pierda naturalidad. Si es rizado, lo mejor es aplicar un producto de styling (muy poquito, eso sí) y dejarlo secar al aire, o secarlo con difusor en la misma dirección de la caída natural pero sin recurrir a peines o a las manos que podrían romper el rizo.Y también es importante, si se quiere usar secador, hacerlo rápido después de lavarlo, porque los flequillos se secan rápido al aire y empezará a coger su forma natural”. Además, es importante recordar que evites peinarlo hacia arriba, por debajo de la raíz, porque crearás esa forma redondeada tan vintage que no favorece mucho. Una vez seco, puedes dejarlo caer sencillamente sobre tu frente, o si el largo te lo permite, "recogerlo hacia atrás con una gomita o una horquilla o bien, ladearlo y sujetarlo", apunta Diana. Ambos recursos son también perfecto para cuando queremos disimular que necesitamos un repaso. 

Cortesía Maison Eduardo Sánchez

Si después de leer todos estos consejos sigue pareciéndote que el flequillo no es lo tuyo, no te quedes con las ganas. Los postizos te pondrán en bandeja un cambio de look efímero, pero muy divertido. En Ángela Navarro los hacen a medida y a mano (desde 60 euros). Se ajustan a las facciones, tipo y color exacto del pelo y se unen a una cómoda diadema. Así son perfectos para combinar con melena suelta, moños, coletas... "Son flequillos de quita y pon a la carta. Y, además, los personalizamos hasta por videoconferencia", explican desde el salón.