¿Sabías que tu pelo también pasa frío en invierno? Tips y productos que 'abrigan' tu melena tanto como un gorro. | VALENTINA VALDINOCI / IMAXTREE

¿Sabías que tu pelo también pasa frío en invierno? Tips y productos que 'abrigan' tu melena tanto como un gorro

Ponerte gorro siempre es una buena idea. Pero, para combatir la caída, las puntas abiertas y la deshidratación, debes tomar nota de estos cuidados extra que protegerán tu cabello y harán que luzca brillante.

Cristina Martín Frutos

La llegada del invierno y la bajada de temperaturas ha convertido el plumas, el gorro y los jerséis calentitos en tu uniforme de domingo a domingo. Seguramente te encante, como a nosotras, ese look cómodo y gustoso. Pero qué pensarías si te contásemos que ese frío es también es el responsable de que notes el pelo más apagado o de que te pique el cuero cabelludo… 

"Por un lado es una época en la que es habitual la caída, lo que provoca cierta pérdida de densidad capilar. Y por otro, el cuero cabelludo se vuelve más sensible y deshidratado, lo que se traduce en una melena apagada, reseca o debilitada", explica Alba Gómez, dermatóloga especialista en regeneración capilar del nuevo centro Ruber Internacional Paseo de la Habana (Madrid). 

Look con 'bucket hat' en el street style de la Alta Costura de París, un truco para proteger tu pelo del frío. | Vincenzo Grillo / IMAXTREE

La hidratación es fundamental (y un 'tip' para aplicar tu mascarilla)

Salir de casa con gorro (mejor de materiales naturales y transpirables como la lana y el algodón) es una buena idea para proteger el cabello. Sin embargo, y por mucho que esté de moda o te favorezca, no basta con este gesto. La hidratación es el primer paso para mantener el pelo a salvo del frío. "Los cabellos secos son los que más quebrazidos se vuelven. Además, patologías del cuero cabelludo como la dermatitis, muy relacionadas con la deshidratación, también empeoran", señala la doctora. También es frecuente que en estos meses aparezcan sensaciones de picor, irritación o, incluso, descamación en el cuero cabelludo. 

Por tanto, no te saltes la aplicación semanal de mascarilla. Es más. Si tienes tiempo, aplícala antes del champú –puedes mojarte un poco el pelo con un spray- y déjala actuar con la cabeza envuelta en una toalla. Si está caliente, notarás aún más el efecto. Y si sufres picores, pide en tu farmacia algún sérum capilar calmante. Notarás pronto la mejoría. "Tampoco hay que abusar de planchas o secadores o, al menos, no hay que poner temperaturas altas ni acercar mucho el secador a la raíz", aconseja Alba Gómez.

Soluciones a las puntas abiertas y la caída

Otro enemigo estacional es el viento. Desde Redenhair explican que "esto provoca que cabello se enrede más fácilmente y, con el posterior cepillado para desenredarlo, se puede provocar la rotura capilar y aparecerán las temidas puntas abiertas". Los acondicionadores sin aclarado o las lociones de peinado pueden suavizar esta tarea. 

Respecto a la caída, no desesperes. Lo primero es que valores si es realmente preocupante. La época del año, pese a lo que se suele decir, no es determinante, pero lo cierto es que nuestro ciclo de renovación capilar suele coincidir con la caída de la hoja. En el mercado existen tratamientos que hacen que el tiempo entre la fase de caída y de crecimiento sea el mínimo posible y, además, fortalecen nuestro cabello, pero ni frenarán del todo la pérdida de densidad ni evitarán ciertos tipos de alopecia. Para notar ese efecto de vitalidad "es esencial ser constante en la aplicación y realizar un ciclo de dos meses", señala Luis Pérez, education manager de Coty.

 - La mascarilla para el pelo más vendida de Amazon deja tu melena brillante e hidratada

 - Peeling capilar y otros tratamientos que saltan de la piel al pelo

La alimentación, clave para cuidarse desde dentro

Por último, no olvides prestar atención a la mesa. "La base de un cabello sano comienza con una alimentación adecuada en cualquier época del año, pero mucho más ahora”, recuerda la dermatóloga. Debemos ingerir suficientes proteínas, azufre, vitaminas del grupo B y E, selenio y zinc. “Favorecen la oxigenación de las raíces y ayudan a renovar las células del folículo piloso", concluye.