INSTAGRAM

Octopus hair, el corte que querrás sí o sí en 2022

¿Qué tal un cambio radical de peinado para empezar bien el año? Te presentamos el octopus hair, la nueva tendencia de cortes de pelo para 2022.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Atrás quedó el corte bob, el corte pixie, el 'wolf cut' y demás estilos capilares. Si de verdad quieres empezar 2022 siguiendo la última tendencia en materia de pelo, lo tuyo es el octopus hair o corte pulpo. Antes de que su nombre te desanime, has de saber que este nuevo peinado no se trata de ponerte un cefalópodo en la cabeza, sino que es una variación del corte shag, que se caracteriza por crear mucho volumen en la parte superior y un degradado muy particular, en el que los mechones más cortos llegan a la altura de las orejas y se dispersan alrededor de la cabeza. Un peinado con aire retro que nos traslada directamente a los años 2000.

En realidad, el octopus hair es una nueva versión del shag/mullet menos texturizada que mezcla la longitud con capas cortas manteniendo el peso en la parte superior. Está inspirado en los peinados de las protagonistas de los cómics manga japoneses y se ha vuelto muy popular en Pinterest, tanto que las búsquedas para este corte de pelo se han duplicado en la plataforma en un año.

¿Cómo hacerte el octopus hair?

Antes de adoptar esta tendencia capilar, hay que tener en cuenta algunas cosas. En primer lugar, este peinado no es adecuado para todo tipo de cabellos: mientras que quedará muy bien en cabellos lisos y/o ondulados, las melenas rizadas deberían prescindir de él. Además, aunque el octopus hair no requiere un pelo muy largo, sí debe llegar como mínimo hasta los hombros.

Antes de dar el paso, también debes saber que requiere un poco de mantenimiento y peinado por la mañana, especialmente con un cepillo redondo, para que todas las capas encajen perfectamente, por lo que no es un corte recomendado para las personas a las que no les gusta perder tiempo por las mañanas con su pelo. Sin embargo, tiene una parte muy buena, y es que no necesitarás hacer una visita a la peluquería con demasiada frecuencia, a menos que hayas optado por añadir un flequillo, que en ese caso sí que necesitarás acudir más a menudo.