Szymon Brzoska / IMAXTREE

Nuestras mascarillas favoritas para superar el temible pelo seco del verano

Desde que llega el calor y comenzamos a ir a la piscina y la playa, se convierten en las mejores amigas de nuestro cabello, ya que lo ayudan a sobrevivir hidratado en sus meses más complicados. 

UXÍA B. URGOITI

Estamos todos felices con la llegada del verano y el buen tiempo. ¿Todos? Bueno, en realidad todos no, ya que para nuestro cabello se trata de la época más difícil del año. Los rayos de sol, el calor, el cloro, la sal... son sus peores enemigos y nuestro pelo sufre mucho durante los meses que para nosotras son los mejores. Cuando llega septiembre, está muy dañado y probablemente seco, sequísimo. Por eso las mascarillas de pelo son tan importantes, ya que lo nutren en profundidad. Cuando hablamos de nutrición, nos referimos al uso de productos con sustancias emolientes o en aceite que hagan que nuestra fibra capital sea más manejable, suave y brillante. 

Las mascarillas de pelo tiene como función principal nutrir el cabello y el secreto de su éxito siempre se basa en conseguirlo de una u otra manera. Puede que la marca te prometa reparar, arreglar o conseguir tener más, pero la clave para todo es la misma: nutrición. Estos productos contienen polímeros, proteínas, vitaminas... Una serie de elementos que recubren el pelo evitando su deshidratación y protegiéndolo de agentes externos.

¿Cuáles son los errores que solemos cometer a la hora de usar la mascarilla de pelo?

Para que una mascarilla haga bien su trabajo es fundamental que la usemos correctamente. Gisela Bosque, 'National Makeup Artist de Sephora', nos explica cómo sacarle máximo partido.

No enjuagar a conciencia “Una vez lavado el cabello, hay que eliminar toda el agua posible del pelo”, explica la experta. “Cuanta más, mejor: si la fibra capilar está saturada de humedad, ni absorberá ni aprovechará bien los activos reparadores de la mascarilla”.

No peinar y repartir. “Una vez se extiende la mascarilla se debe repartir a conciencia. Primero, con los dedos, desenredando a la vez que se aplica. Después, con un cepillo de púas separadas y, para las más concienzudas, finalizando con un peine de púas medias o finas. ¿Lo más importante? Asegurarse que el producto satura todo el cabello por completo de forma regular”, revela Bosque.

Aplicar en la raíz. La especialista lo afirma con rotundidad. “Desde las orejas hasta las puntas: ese es la única área donde se debe repartir la mascarilla para dejarla actuar. Si se extiende en la raíz, sólo se consigue ensuciar el cabello antes de tiempo”.

Dejarla actuar más tiempo del necesario. “¡No hace falta pasarse horas con la mascarilla puesta!”, comenta Gisela Bosque. “El cabello no absorbe más activos por dejar transcurrir más tiempo del necesario. La fórmula perfecta es aquella indicada por el fabricante, ¡no hay que complicarse más la vida!”.

Y por supuesto elegir bien la que va con tu cabello. Toma nota de algunas opciones.

Woman participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Woman recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Woman puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.