GTRES

Georgina Rodríguez dice adiós a la plancha y confirma la vuelta de los rizos

Su melena natural nos ha conquistado. 

Woman.es

Se acabó la tiranía de la plancha. Después de años rendidas ante ella en busca del alisado extremo o de las trabajadas ondas deshechas que tanto juego han dado en los últimos tiempos, toca relajar un poco nuestra rutina capilar y dejar que la naturalidad gane la partida. 

Esconder los rizos no es una opción, ahora se trata de mostrarlos en toda su plenitud. Lo avisó Jennifer López hace unas semanas cuando presumió de una melena rizada envidiable llena de textura después de haberse animado con un corte de pelo 'long bob', y ahora ha sido Georgina Rodríguez quien ha confirmado esta tendencia.

Parece que la modelo ha querido seguir los pasos de la diva del Bronx en este sentido al jugar con esta estructura del cabello y ha apostado por unos bucles elásticos que le aportan una dosis extra de volumen que no pueden sentarle mejor. Y, lo mejor de todo, sin necesidad de herramientas de styling para conseguirlos. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Last night 🥂✨💓 #dinner #with #family

Una publicación compartida de Georgina Rodríguez (@georginagio) el

Eso sí, que no requiera del uso de instrumentos mecánicos no quiere decir que haya que dejar de lado su cuidado. En este sentido son muchos los productos que pueden ayudarte a controlar la posible rebeldía de tus rizos, del mismo modo que necesitarás seguir determinadas rutinas como el llamado 'pulsing' si quieres que éstos se muestren brillantes, definidos y llenos de vida. 

Premisas que seguro Georgina ha puesto en marcha para probar suerte con esta nueva imagen que ha mostrado recientemente en su perfil de Instagram para disfrutar de una cena en familia junto al que se rumorea es desde hace unos meses su marido, Cristiano Ronaldo, y el hijo mayor de éste, con un look nos ha recordado a la que fuera "Ángel de Charlie" Farrah Fawcett con ajustado mono. 

Si seguirán siendo los rizos a partir de ahora sus compañeros habituales del día a día solo el tiempo lo dirá.