Carmen Gimeno tiene la cazadora vaquera más sofisticada del otoño. | Carmen Gimeno

Cuidados para pelo blanco: todo lo que debes saber si vas a dejar de teñirte las canas

Si has decidido dejar tus canas al natural pero no tienes muy claro cuáles son los cuidados que debes darle a partir de ahora a tu melena plateada, atenta a todos estos consejos que te vendrán muy bien.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

¿Has decidido dejar de teñirte el pelo y dejar al natural tu melena plateada? ¡Bienvenida a un nuevo mundo del cuidado del cabello! Un mundo que aboga por la naturalidad, pero también por la modernidad y la elegancia. Porque, sí, el pelo blanco es definitivamente una tendencia, pero también requiere un cuidado especial, ya que el pelo canoso no tiene melanina y es más pobre en queratina (la producción de esta molécula disminuye con la edad), por lo que es más frágil y quebradizo que el cabello teñido. Por lo tanto, si no cambias tu rutina de cuidados, tu pelo puede volverse áspero y sin brillo. Además, las canas tienden a amarillear si se exponen a demasiadas agresiones externas (sol, contaminación, cloro...), por lo que vas a necesitar una serie de consejos para que tu pelo siga teniendo el mejor aspecto. Anótalos todos.

1. Utilizar tratamientos para matizar el blanco

Con el tiempo y debido a las agresiones externas (sol, contaminación, cloro...), los cabellos blancos tienen la desafortunada tendencia de volverse amarillos. Para neutralizar estos antiestéticos reflejos, debes utilizar champús y mascarillas enriquecidos con pigmentos violetas y azules que eliminan los tonos amarillos. Para que el efecto sea visible, asegúrate de aplicar correctamente el tratamiento: después de lavarte el pelo con tu champú habitual, acláralo y sécalo con toalla para que no esté empapado. Distribuye una o dos aplicaciones de producto (según la longitud de tu cabello) por toda la cabeza, estrujando ligeramente cada mechón para que el tratamiento penetre. Espera el tiempo de aplicación especificado en las instrucciones del bote y aclara.

2. Hidratar el cabello regularmente

Debido a la ausencia de melanina, el cabello blanco es más frágil, seco y quebradizo. Para compensar, mima tu cabello con baños de aceite y mascarillas nutritivas. En concreto, invierte en tratamientos enriquecidos con queratina, una proteína presente de forma natural en la fibra capilar que tiende a disminuir con la edad. Por último, recuerda espaciar los lavados: lavar muy a menudo debilita el cuero cabelludo y acaba por resecar el cabello.

3. Aclara tu cabello con vinagre

Este es un viejo truco que sigue demostrando su eficacia. Para recuperar un cabello blanco y brillante, aplica de vez en cuando un poco de vinagre de sidra (preferiblemente orgánico) en los largos. Ayuda a eliminar la cal del agua y a potenciar la luminosidad del cabello.

4. Encontrar el corte de pelo adecuado

Para dar un empujón a tu melena blanca, nada mejor que un corte de pelo moderno y a la última. Y aunque no hay un corte de pelo concreto que quede mejor al pelo blanco (depende de tus rasgos), lo importante es encontrar el look que mejor se adapte a tu personalidad y a la forma de tu cara.

5. Corta las puntas a menudo

En un pelo blanco, las puntas se parten y se vuelven frágiles más rápidamente. Para mantener tu pelo sano y bonito, tendrás que cortarlo con más regularidad, pero no hay necesidad de sacrificar el largo, uno o dos centímetros de corte cada tres meses aproximadamente es suficiente.