Armando Grillo / IMAXTREE

Capas invisibles, el mejor corte de pelo para controlar el volumen

Esta técnica, que, si no quieres, apenas se nota en el largo de tu melena, hará que te olvides de peinarte durante un par de meses. Porque no se ve, pero se nota.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Ir a la peluquería y salir como si no te hubieran hecho nada. Puede que para muchas sea la antítesis de una visita al salón, pero cada vez son más las que le piden a su estilista eso de que "no se note". Por tanto, si este verano no te apetece un cambio de look radical, las capas invisibles son una solución más que interesante. La idea de esta técnica es quitarle peso, y por tanto volumen, al cabello de forma sutil. Además, es un recurso perfecto para realzar la onda natural y, en última instancia, para olvidarte del cepillo durante un par de meses. Así, las capas invisibles se unen a otros estilos capilares effortless como el corte mariposa o la eterna melena bob

Pedro Moreno, Education Manager de Jean Louis David, explica con detalle en qué consiste este tipo de corte: "Consiste en hacer un dibujo de una coma en la zona de medios y puntas del cabello y se puede ir trabajando en zonas parciales, personalizándolo al máximo". Por tanto se evita el típico efecto, algo anticuado, de las capas muy marcadas, creando una especie de escalones con varios largos en una misma melena. Con este corte, que muchos profesionales recomiendan hacer con las tijeras de entresacar (las que tienen una especie de dientes cuadrados), se puede afinar la punta o descargar la zona interna, pero en cualquier caso, apenas se nota que existen diferentes largos. Además, al trabajar capa por capa, "se puede aportar la textura apropiada a la calidad y grosor de cada tipo de pelo". Pese a que tiene ese punto de personalización tan destacado, Moreno recomienda las capas invisibles a las personas con pelo muy abundante, "ya que es ideal para quitar el exceso de volumen". De todos modos también se puede hacer en cabellos finos, ya que este tipo de capeo aporta mucho movimiento,  eso sí,"haciéndolo con una técnica muy metrizada, que muestre un absoluto respeto al volumen", aclara el experto. 

Respecto a las medidas, el punto a favor del corte invisible es que se puede adaptar a todo tipo de cabellos. Cierto es que suele ser más frecuente en las melenas largas, ya que son las que más agradecen acabar con el exceso de volumen y de cantidad, sobre todo durante el verano. Pero existen ejemplos de que también puede sentar muy bien a las que llevan un midi -aunque en estos casos, ha de ser un cabello grueso y muy abundante-. Pedro Moreno, por su parte, no aconseja hacerlas en "cabellos extremadamente cortos; no por una cuestión de textura sino porque no merecería la pena hacerlo". Por último, otra de las grandes bazas de este corte 'fantasma' es que apenas hay que peinarlo. Un claro favorito para colarse entre los estilos capilares más deseados de este verano