D.R. / GETTY

La almohada de seda y otros caprichos para cuidar tu pelo sin los que ya no podrás vivir

No es cuestión de precio. Ni tampoco de dificultad para encontrarlos. Pero hay productos capilares que ni se te pasaban por la cabeza (champú seco en toallitas, por ejemplo). Te descubrimos algunas fantasías que se convertirán en tus nuevos básicos para el cabello. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

¿Te suena eso de 'lavar y marcar'? Aunque hoy te suene a extravagancia, hubo un tiempo en que podías ir a la peluquería solo a que te lavaran y peinaran. En realidad, hoy también puedes, por supuesto, pero ¿quién se resiste a aprovechar la visita al salón para que también te hagan un buen tratamiento de hidratación? O a hacerse un maravilloso corte de los que no hace falta ni peinar... En fin, lo mismo pasa con los productos capilares. Si bien antes la cosa se resumía en champú y, a lo sumo, acondicionador, hoy tenemos en el baño mascarillas de todo tipo, aceites, champú en seco, sprays de volumen, planchas, tenacillas y todo un universo de herramientas para el cuidado de la melena. Es lo que se vino a bautizar como skinification, es decir, tratar tu cabello con el mismo mimo y dedicación que tu piel. Sin embargo puede que aunque seas fan de esta tendencia, no conozcas algunos caprichos para el pelo de los que te vamos a hablar. 

Hace unos meses, por ejemplo, llegaron a España de la mano de Laconicum -expertas en traernos todo tipo de descubrimientos beauty de lo más tentadores- un champú seco en formato toallitas de Sam McKnight, uno de los peluqueros más famosos de los backstage. Estas cazatesoros de belleza se referían a ellas como "la comodidad al cubo". Porque si el champú en seco ya es un salvavidas, poder llevarlo cómodamente en la bolsa del gym o en la maleta de mano (y usarlo discretamente en cualquier baño) es lo máximo. En este caso, el capricho en cuestión cuesta 22 (merecidos) euros y sirve para 20 usos. Pero en este universo de caprichos para el pelo hay opciones para todos los bolsillos. Puedes gastarte casi 100 euros en una funda para tu almohada confeccionada en seda sin la que ya no pueden dormir desde Cindy Crawford hasta la maquilladora Charlotte Tilbury pasando por Hailey Bieber o Miranda Kerr. O menos de 10, en un scrub para limpiar en profundidad y eliminar la contaminación de tu cuero cabelludo. 

En otras ocasiones es una cuestión de invertir tiempo. Si te haces con un turbante para secarte el pelo al salir de la ducha o una fragancia capilar los usarás prácticamente a diario como parte de tu rutina. Sin embargo, otros caprichos implican reservar un ratito para su uso, como las mascarillas en gorro o ciertos tratamientos especiales. La cuestión es que si te animas a probarlos caerás en sus redes y ya no podrás vivir sin ellos. Palabra de una usuaria de muchos de ellos. 

Woman participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Woman recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Woman puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.