@lauraponts / INSTAGRAM

Tres preguntas que debemos hacernos antes de comer ese trozo de chocolate

Estas preguntas te ayudarán a saber si realmente necesitas comerte ese trozo de chocolate. 

Paola Lei | Woman.es

Casi nunca comemos lo que más nos engorda porque tengamos hambre. Siempre hay otros motivos, debilidades, emociones, frustraciones. Si conseguimos frenar el impulso y hacernos cuatro preguntas que nos sirvan para determinar por qué exactamente estamos comiendo igual ese donuts de media mañana no te lo zampas.

Pregunta 1

¿Estoy de mal humor? ¿Si pudiera en lugar de moder este trozo de chocolate me lanzaría a la yugular de alguien?

Si la respuesta es positiva y ya estés con el chocolate en la mano, vuelvo a ponerlo en su sitio y date un respiro. No tienes hambre solo estás enfadado. En cuestión de nanosegundos te meterás 300 calorías al cuerpo … espera que se te pase. Calmar un estado emocional con comida es una gratificación a corto plazo que no aplaca la ira y, además, genera sentimientos de culpa. Volverás a por un Segundo trozo, seguro. Y para entonces estarás mucho más enfadada.

Pregunta 2.

¿He hecho suficiente ejercicio hoy? ¿Lo voy a hacer?

Si la respuesta es positiva, coma pero no demasiado.

La dieta deber ir en consonancia con la intensidad del ejercicio y distribuirse, preferentemente, en cinco comidas a lo largo de la jornada para evitar que el hambre se dispare. Por otra parte es difícil acertar contando calorías, tanto las que se comen como las que se queman. Así que tampoco creas que ir al gimnasio tres veces por semana te permite barra libre

Pregunta 3

 ¿Hace cuánto tiempo no bebo agua? Si la respuesta es “mucho”, no coma

A veces la sed se confunde con el hambre. Es dicen. Pero si lleva mucho tiempo sin beber y le ha dado u ataque de hambre pruebe a tomar agua antes y observe las reacciones de su cuerpo.