Cortesía Vauthier P.O. / IMAXTREE

Estas son las tendencias cosméticas que todo el mundo querrá probar en 2022

Kombucha para combatir las manchas; fórmulas que actúan como un dron; otras que combaten el 'burn out' cutáneo... Toma nota de cuáles son los tratamientos cosméticos más punteros y que no podrás dejar de incluir en tu wish list de este año para presumir de piel perfecta. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

El arranque del nuevo año es el mejor momento para renovar nuestro fondo de armario. Las rebajas nos ponen fácil encontrar prendas que se adaptan a lo que veremos en los próximos meses. Por no hablar del tentador "rincón ordenado" de la nueva colección, donde todo parece pensado para hacernos brillar. Pero las tendencias no solo llegan a la moda. La cosmética también nos sorprende cada enero con ingredientes, descubrimientos sobre la piel o fórmulas que marcarán la pauta del resto del año. Hemos recopilado las más punteras -y efectivas- que te ayudarán a conseguir una piel perfecta. Y a las que, por cierto, no te podrás resistir a probar...

1. El fenómeno cleanical. Se trata de la fusión de lo "clean" y lo "clinical". Es decir, auna dos conceptos que el año pasado estuvieron de total tendencia como la cosmética limpia (con pocos ingredientes, en su mayoría naturales y de origen sostenible y que es honesta con sus resultados) y la de origen médico. Es más, para muchos gurús de la belleza, las marcas cleanical son una evolución del movimiento clean. ¿Cómo lo hacen? Apostando por ingredientes igualmente sostenibles, efectivos y respetuosos con la piel y el entorno, pero creándolos en el laboratorio. Así pueden mejorar el rendimiento de algunos activos orgánicos y potenciar su efectividad, pero de forma muy suave. Tecnologías como la biomimética (imitar la naturaleza dentro de un laboratorio) o la ciencia verde resultan clave para alcanzar estos resultados. Entre las marcas cleanical más punteras: BioEffect, Biossance, Drunk Elephant, Oskia, REN... 

2. Combatir el cansancio de la piel. Dos años después del estallido de la pandemia empezamos a notar consecuencias que, en principio, parecían invisibles. Según un reciente estudio de TopDoctors, las consultas psicológicas y de psiquiatría por ansiedad, depresión o estrés se han duplicado y se prevé que aumenten hasta un 30% en 2022. Curiosamente, la salud mental -y nuestro estado de ánimo- llega a afectar también al especto de la piel. El motivo es que los estados de estrés conllevan un debilitamiento de las funciones mitocondriales de las células. Es decir, la fuente de la energía celular se ve afectada y, por tanto, no se producen los elementos básicos para mantener una buena calidad de la piel. En otras palabras, la piel se cansa y se muestra más vulnerable a cualquier ataque, pierde tonicidad, se apaga, sufre mayor deshidratación.... Se conoce como burn out celular y los laboratorios Dior llevan tiempo investigando sobre ello. De hecho, han identificado las cinco proteínas estrella que preservan la calidad de la piel y que se ven especialmente afectadas por ese cansancio. Para activarlas han desarrollado una tecnología que, gracias a la fermentación, multiplica el poder de la longoza, activo estrella de su gama Capture Totale. Puedes comprobarlo en su nueva loción Intensive Essence Lotion Capture Totale (70 euros). 

D.R.

3. Kombucha: del vaso al neceser. La bebida de moda de los últimos tiempos (¡se calcula que su consumo seguirá creciendo a un ritmo del 13% anual hasta 2028!) se ha colado en algunos de los mejores tratamientos. Desde Ami Iyök, marca que lo ha incluido en su línea Skinwarriors, nos cuentan que "este hongo es resultado de la fermentación del té verde llevada a cabo por dos microorganismos simbióticos. La kombucha, conocido como el hongo de la larga vida, destaca por su efecto hidratante, suavizante y anti-envejecimiento al utilizarse para el cuidado facial". Además, mejora el microbioma natural de la piel y refuerza su función barrera. Por todo esto es frecuente encontrar este ingrediente como coadyuvante en fórmulas antimanchas o despigmentantes. 

4. La crema-dron para dar en la diana. El boom de los drones es una realidad: en siete años, los pilotos titulados en el manejo de este 'aparato' han pasado de ser 109 a 51.000 (según datos de AESA). Por no hablar de sus aficionados, que se cuentan por miles. Era, por tanto, cuestión de tiempo que esta tecnología tan precisa alcanzara ámbitos tan ajenos como el de la cosmética. Una de las firmas que se precia de incorporarlo a algunos de sus productos es la británica Elemis que, por cierto, aterrizó hace bien poquito en España. Su línea Ultrasmart Pro-Collagen -la más exclusiva de las que tiene a la venta- actúa sobre nuestra piel como un dron. Para ello, encapsulan un péptido dentro de otro, de modo que el externo guía al interno hasta la zona de la piel donde realmente se necesita. Y solo cuando alcanza el objetivo, se libera el ingrediente encapsulado. Suena a ciencia ficción, pero lo cierto es que se incrementa la eficacia y se prolonga su beneficio. La crema de noche Ultrasmart Pro-Collagen, formulada como el resto de la gama con esta tecnología, cuesta 245 euros.

D.R.

5. Idebenona al rescate. Diversos estudios -entre ellos uno del prestigioso Journal of Cosmetics Dermatology- han demostrado que el poder antioxidante de la idebenona es mayor que el de la vitamina C y E, clásicos a la hora de pensar en esta propiedad. En Innia, marca cosmética que emplea este ingrediente, explican que "se trata de un ingrediente análogo a la coenzima Q10 de origen sintético (aunque es un 50% más pequeña que esta y por ello penetra mejor) y que puedes encontrar en el INCI de tus cosméticos como Hydroxydecyl Ubiquinone".  Además, nos cuentan que es de esos activos que con una concentración muy baja demuestran un efecto potente sobre la piel, por eso, un 0.5% es más que suficiente. Por si no te aclaras con lo que es un antioxidante, te recordamos que tu piel no puede vivir sin él. Ya que su función consiste en minimizar el daño que los radicales libres -derivados del estrés, contaminación, mala alimentación etc- provocan sobre ella.