Rosalía con una joya en forma de mariposa entre los dientes. | Gtres

Del 'piercing' dental de Rosalía, a los 'grills' de dientes (y consejos para hacerlo bien)

El arte dental, capitaneado por los brillantes, los 'grills' o los 'tateeh', sigue lanzando destellos en las dentaduras más atrevidas. Así funcionan y estas son las precauciones que hay que tomar. 

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA / C. H.

La metamorfosis a la que hace alusión Rosalía en su tema 'Saoko' ha venido acompañada por un nuevo color de pelo así como una nueva lección de arte urbano-dental. Después de ilustrarnos en 2019 y 2020 sobre los 'grillz' dorados, obtenidos a partir de fundas en ese color que cubrían sus molares, ahora la dentadura de la de Sant Esteve Sesrovires brilla con otra modalidad, más sutil y romántica. Se trata de un 'piercing' en los incisivos con forma de mariposa, uno de los símbolos de su nuevo álbum, 'Motomami', y que supone una de las últimas tendencias de la joyería dental, inspirada en una de las modas que surgió en los 80 entre los artistas de hip hop y que era un exponente de sus gustos más ostentosos, atrevidos y barrocos. 

Además de Rosalía, Katy Perry, Danna Paola, Hailey Bieber o Lorena Castell son algunas de las que han exhibido con orgullo su joyería dental en las redes sociales, una práctica que también Instagram aplaude. Pero, ¿tiene alguna contraindicación?

Si todo se hace correctamente (es decir, por un profesional), utilizando el equipo adecuado y esterilizado, y en las condiciones de higiene adecuadas, hay poco riesgo de que la colocación o la retirada de la pedrería salga mal. Sin embargo, incluso en circunstancias ideales, hay que tomar algunas precauciones, señalan desde Impress, especialistas en ortodoncia invisible que también nos explican cuáles son las principales tendencias en este arte óseo y las precauciones que debemos tomar: 

1. Brillantes:

Es la tendencia más popular y se ha ido reinventando (el piercing de Rosalía sería una versión de estos). Se trata de pegar o incrustar gemas o cristales de distintos colores en los dientes (la mayoría de los especialistas recomiendan optar por pegar el strass al diente en lugar de incrustarlo directamente en el esmalte). Aunque es la tendencia menos perjudicial (no implica ninguna obturación, no es doloroso y es temporal), requiere que el esmalte dental se acondicione antes.

También es fundamental contar con un profesional para retirarlo con el fin de que no salte el esmalte, nos recuerdan desde Impress. Mientras lo llevamos más allá de una buena higiene bucal. Hay que tener en cuenta que si eliges una piedra grande, existe el riesgo de dañar la parte interna de tus labios y hacerte algún arañazo, así que mejor elige joyas más pequeñas. 

Por su parte, Patricia Bratos, ortodoncista y cofundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos de Madrid,  recuerda que antes de proceder a colocar la joya, siempre hay que revisar la salud de los dientes para descartar problemas como caries, fisuras, enfermedades periodontales, etc. "Colocar este tipo de joyas en casa de manera manual puede llevar a causar graves problemas en nuestra salud oral", recalca.

Por último, si quieres que tu joya te dure el máximo posible puesta has de seguir unas recomendaciones en los primeros días, como evitar cepillarse el diente con demasiada fuerza, evitar las bebidas muy calientes, muy frías o ácidas y los alimentos 'pegajosos' como chuches o chicles. Una vez que el pegamento se haya adherido y secado por completo, no tendrás que ser más cuidadosa de lo normal. 

2. Grills dentales

Atrevida y muy espectacular, esta moda basada en forrar nuestros dientes con fundas (en muchos casos, en colores metalizados) que han puesto en práctica desde Rosalía a Madonna puede ser "peligrosa a largo plazo", advierten desde Impress, que de nuevo recomiendan "acudir a un experto y apostar por grills removibles que no perduren mucho en el tiempo".

Según los expertos, los grills menos perjudiciales serían aquellos realizados a partir de un molde de la dentición de la persona que los va a portar.

3. Tateeh o tatuajes de dientes

Existen dos tipos de tatuajes dentales: provisionales y permanentes. "Es muy importante apostar por los primeros para no dañar el esmalte. Además, éstos siempre tienen que tener una homologación para evitar posibles enfermedades y no castigar al diente", recomiendan desde Impress en relación a esta corriente que cuenta con diversos seguidores en Estados Unidos y Japón (en este último país, las adolescentes comenzaron a tatuar sus dientes a juego con sus uñas).

Para empezar, nunca hay que realizar el tatuaje directamente sobre el diente o sobre el esmalte original. En su lugar, los tatuajes se realizan en fundas de porcelana o carillas (en el caso de los tatuajes permanentes) o en una especie de calcomanía que se pega sobre el diente y que se puede retirar cuando deseemos. Los oftalmólogos recuerdan que, por lo general, las carillas y fundas requieren pulir antes el diente, lo que no es conveniente para los dientes. 

Por último, si quieres que tu joya te dure el máximo posible puesta has de seguir unas recomendaciones en los primeros días, como evitar cepillarse el diente con demasiada fuerza, evitar las bebidas muy calientes, muy frías o ácidas y los alimentos 'pegajosos' como chuches o chicles. Una vez que el pegamento se haya adherido y secado por completo, no tendrás que ser más cuidadosa de lo normal.