Pantene

Chiara Ferragni, la chica con suerte

Sí, es una chica con suerte. Más empresaria y celebrity que bloguera, Chiara Ferragni suma un nuevo éxito en su carrera, hasta ahora el más grande: convertirse en embajadora global de Pantene. Seguida por cientos de miles de personas cada día, este icono de la era digital ya no solo se cuela entre sus followers a través de las redes sociales. Ahora, su rostro, y su pelo, reinan también en revistas y televisión.

Carmen Melgar | Woman.es

Sus seguidores se cuentan por millones, como los ingresos de la empresa que lidera. Chiara Ferragni fundó un blog sin pretensiones hace menos de diez años, y ahora, The Blonde Salad emplea a veinte personas y factura más de ocho millones anuales. La revista “Forbes” la ha incluido en su lista 30 Under 30. Pero esto es solo la punta del iceberg. Su contrato como embajadora de Pantene y las Ampollas Rescate 1 Minuto la han convertido en una estrella mediática global.

WOMAN: Desde Cremona (Italia), tu ciudad natal, hasta “Forbes”, ¿cómo ha cambiado la vida de Chiara Ferragni en estos años?

CHIARA: Ha sido un viaje muy loco. Me siento muy agradecida por todo lo que me ha pasado. Cuando empecé era el momento perfecto para arrancar con todo esto. También he sido muy selectiva a la hora de aceptar los proyectos en los que he trabajado. 

The Blonde Salad ya no es solo un blog, es una empresa que emplea a veinte personas. ¿Cómo seleccionas a tu equipo?

Empecé trabajando con algunos de mis mejores amigos porque necesitaba gente en la que realmente pudiese confiar. Ahora, elijo además otro tipo de perfiles, que tenga experiencia en otras compañías. Por ejemplo, a Alessio (General Manager) nos lo llevamos de Louis Vuitton. Somos amigos desde hace más de cinco años y siempre habíamos hablado de trabajar juntos. Y lo conseguimos hace tres. 

¿Cómo te sentiste el día que supiste que entrabas a formar parte de la lista “Forbes”? 

Fue muy loco. Recuerdo que me enviaron un e-mail contándome la intención de incluirme en la lista cuando estaba regresando a Nueva York desde Hong Kong. Al aterrizar, vi ese e-mail y fue como «¡Guau, esto es realmente muy grande!» 

¿Qué es lo más emocionante que te ha sucedido?

La campaña de Pantene es lo más grande que he hecho, de lejos. Es uno de mis mayores logros. Es muy importante en mi carrera; ahora salgo en televisión, en campañas y en revistas.

¿Alguna vez te has sentido saturada? 

No. Te lleva mucha energía, pero al final del día siempre es muy gratificante y estoy súper feliz porque hago lo que me gusta. No querría hacer ninguna otra cosa. 

¿Tus padres entendieron que te dedicaras a esto de manera profesional?

Mi madre estaba familiarizada con Internet y siempre ha sido una de mis mayores fans y de mis primeras seguidoras. Mi padre no estaba muy interesado en estas cosas, pero desde el principio entendieron que esto se estaba convirtiendo en algo muy poderoso. 

"Tengo un pelo muy sano. Uso las ampollas después de vuelos y fotos". | Pantene

Tu hermana también forma parte de TBS. ¿Qué tal llevas lo de trabajar juntas?

Valentina es fantástica. Quería que primero hiciese cosas por su lado y ¡ahora también es embajadora local de Pantene! Sé que está en buenas manos y que el equipo gestiona muy bien su trabajo.

¿Cuál es el próximo paso en la era digital?

Creo que las redes sociales van a vivir durante mucho tiempo, probablemente habrá nuevas. Quizá ya no es tanto tener una web, sobre todo si cuelgas imágenes, las RRSS sirven para eso y no necesitas mucho más.

¿Cómo se cruza la frontera entre ser una influencer y una celebrity?

Me gusta que la gente me empiece a considerar una celebrity, es muy cool, pero nunca he hecho nada premeditado. Yo he elegido o he hecho algunas cosas que a la gente le han inspirado: el estilo de vida, la forma que te peinas o te maquillas. Es algo que tú no decides, lo haces por ti misma, porque te sientes inspirada por algo y resulta que a la gente le gusta. Es genial.

¿Has pensado que esto puede ser una burbuja?

Solía pensarlo al principio y estaba asustada; de repente, todo el mundo hablaba de mí… Pensaba que podían esperar demasiado y que nadie iba a recordar mi nombre en unos meses. Me alegro de que eso no haya sucedido (ríe). Estoy emocionada por todo lo que me ocurre, ahora tengo la mente tranquila en ese sentido, estoy relajada. Creo que hay tiempo para todo y que hay que ser paciente. Y por supuesto, hay que trabajar duro mientras tanto.

"Es natural, sofisticado y brilla porque está sano", cuenta Ferragni.  | Pantene

¿Piensas en un futuro sin TBS?

No lo sé. Amo TBS y va a haber muchos cambios, pero ya no es solo mi blog, trabaja mucha gente en él, pero no me veo sin él. Tenemos un montón de cosas nuevas, será muy diferente en unos meses. Espero que a la gente le guste esta nueva versión. Estoy emocionada. 

¿Cuál es tu filosofía de vida? 

Nunca pares nada. Nunca pares de soñar, nunca pares de luchar por algo, nunca pares de ser feliz, nunca pares de querer más. 

¿Por qué te fuiste a vivir a Los Ángeles?

Siempre me ha gustado Estados Unidos. Al principio, pensé en mudarme a Nueva York, pero por trabajo pasaba más tiempo en Los Ángeles. Es muy diferente a Europa, tengo muchos amigos que viven allí, y me encanta el estilo de vida, la creatividad de la gente... Es una ciudad muy inspiradora.

¿Cómo es un día libre sin conexión en esa ciudad? 

Monto a caballo o hago shopping vintage con mis amigos en algún flea market, voy al cine, a darme masajes, a acupuntura. Me encanta buscar nuevos restaurantes, localizaciones, museos... Claro que nunca llego a desconectarme completamente, pero casi.

Las nuevas ampollas Rescate 1 minuto de Pantene son los últimos productos fetiché de Ferragni.  | D.R.