Marta lleva maxi blazer de Dolce & Gabbana y anillo esmeralda (280 €) de Swarovski. En la piel, el fondo de maquillaje The Foundation, Clé de Peau Beauté. | Juan Aldabaldetrecu

Los secretos de la piel glow de Marta Ortiz

Modelo internacional y emprendedora, ha creado Matiz, una plataforma de venta Online de moda sostenible. Descubrimos con ella Clé de Peau Beauté, la firma que mejor representa la excelencia de la belleza japonesa. 

Marta Bonilla

El confinamiento le permitió cumplir el deseo de crear una plataforma de venta de moda ética online que le rondaba la cabeza desde 2017, pero para el que nunca veía el momento debido a su ajetreada vida como modelo: «Me vino genial para descansar, sobre todo de los viajes. Había semanas que a lo mejor visitaba cuatro países... llevaba un ritmo de locura. En ese parón puse en marcha una iniciativa para dar a conocer marcas españolas que hacían bien las cosas en cuanto a sostenibilidad, responsabilidad social... llamada #YoTeSigoATI y para mi sorpresa tuvo muchísimo éxito. Cuando pudimos salir pensé que eso no se podía terminar ahí, así que fusioné esto con aquella y así nació Matiz.

Lleva 8 meses funcionando y estoy muy contenta de cómo va», nos cuenta Marta, que comenzó a trabajar con 15 años después de ganar un concurso de modelos en Valencia, su ciudad natal. Y que le llevó a desarrollar una carrera internacional: «Del tirón me fui a París, donde hice mis primeros desfiles para Issey Miyake, Vivienne Westwood... mientras lo compaginaba con el colegio. Cuando me licencié en el Liceo, me mudé a Nueva York y también he podido vivir en Tokio. Viajar y conocer otras culturas es el gran privilegio de esta profesión. Si no me encantara, no habría podido mantenerme 11 años, ni desearía continuar todo lo que pueda», dice.

Conjunto de crop top (3.000€) y blazer XXL (5.200€) en tweed, Chanel y pendientes Swarovski (220€). El primer Correcting Cream Veil de Clé de Peau Beauté, deja la piel lisa y uniforme antes de aplicar el fondo de maquillaje.  | Juan Aldabaldetrecu

En la capital japonesa descubrió el ritual de cuidados de las niponas, «con una piel maravillosa. Yo las tengo en un pedestal», ríe Marta, que reconoce que aunque sea inconscientemente ha adoptado alguno de sus hábitos. «Para ellas es un momento de intimidad, de meditación y yo, antes de acostarme, me entrego a los cuidados con la mente en blanco, sin pensar en nada más que en hacerme bien la limpieza de la piel, darme el sérum, ponerme la crema de rostro, manos, cuerpo...» nos explica la modelo, que en Tokio también conoció la alta tecnología de la cosmética japonesa: «Es una combinación de lujo, bienestar, ciencia... Son los más avanzados en belleza. Shiseido allí es lo más». Y Clé de Peau Beauté es la firma premium de este Grupo. Su nombre significa “la clave para una piel bella” y eso es la luminosidad: una piel saludable irradia luz, independientemente de los años.

Marta ha tenido ocasión de descubrir recientemente esta firma, con rituales y productos que combinan eficacia y sensorialidad. ¿Sus favoritos? «Me encanta aplicarme Hydro Clarifying Lotion, que es un gesto que hacen mucho las japonesas para preparar, hidratar e iluminar la piel y luego utilizo Firming Serum Supreme y Volumizing Cream Supreme (todo de Clé de Peau Beauté), que tienen una textura rica pero que se absorbe muy bien, y aporta luminosidad para el día. Por la noche, Intensive Fortifying Cream, nutre y regenera en profundidad».

Una combinación ganadora con el conjunto de punto estilo años 70 de Paco Rabanne y gabardina Oof Wear. Marta lleva el rojo de labios Lipstick Matte 103 y Perfect Lash Mascara en las pestañas. Todo de Clé de Peau Beauté.  | Juan Aldabaldetrecu

Esto y «dormir ocho horas a rajatabla» le permiten lucir esta buena cara y tener la mente despierta para su negocio. Se acuesta temprano y se levanta a las siete de la mañana, para que le dé tiempo a ocuparse de Matiz antes de comenzar las sesiones de moda: «Dedico horas por la mañana, tarde, noche, los fines de semana... pero no me importa, porque me encanta. Soy súper perseverante».

No hace falta conocerla mucho para intuir que también ordenada y constante, «cabezota» dice ella. El nombre de Matiz viene de la unión de Ma-rta y Or- tiz, pero «la definición de esta palabra es muy afín a nuestros valores, que es algo que te hace diferente del resto. Los requisitos para que una marca entre a formar parte de nuestra plataforma es que utilice materiales reciclados o sostenibles, se pueda rastrear su origen y se fabriquen con unas condiciones de trabajo dignas». Ahora trabajan con 64 firmas, la mayoría españolas y producidas en España, aunque ya proyectan su expansión internacional: «Tenemos unos artesanos maravillosos, unos materiales increíbles... en el extranjero se valora mucho el made in Spain. Con Matiz queremos darlos a conocer. A mí me sorprendió mucho al principio que si yo, dedicándome al mundo de la moda, no conocía muchas de las marcas, cómo llegaban al público».

Top escultural con peplum (3.200€), Louis Vuitton. Para camuflar imperfecciones y ojeras se aplica The Concealer, de Clé de Peau Beauté.  | Juan Aldabaldetrecu

Todas las que se encuentran en la plataforma las ha seleccionado Marta. Son prendas que se pondría y que, de hecho, se pone, porque reconoce que tiene la mayoría. «Mi idea es empoderar a la mujer también a través de la moda, potenciando su imagen, siempre respetando su estilo, con básicos atemporales, de buena calidad y premiando a las firmas que encajan con nuestros valores. Mi objetivo es potenciar un armario sostenible, cápsula, integrado por prendas básicas que se pueden mezclar y que ofrecen infinitos looks, demostrar que la moda ética no tiene por qué ser aburrida, ni de un precio inasequible». Con esta filosofía, en Matiz encontrarás camisetas blancas de cachemir, tonos crema, tierra, blanco, negro... o los vaqueros «totalmente atemporales, que pasan de generación en generación».

Como bien demostró en su primera campaña de publicidad que hizo con su abuela, su madre y sus hermanas, «para demostrar que los básicos no son aburridos. No hay nada más sostenible que conservar las prendas en el armario, la ropa de segunda mano, la que no se tira y se reutiliza», explica. Promover la circularidad de la moda es otro de sus objetivos, para el que ha abierto en su red un espacio reservado a prendas de segunda mano, donde las clientas pueden vender y comprar piezas de grandes marcas, como Loewe o Celine. Con el aliciente de que al otro lado te puede atender la propia Marta.