Trucos para utilizar tu corrector

Beatriz Caballero | Woman.es

Puede ser que la mirada sea el espejo del alma, pero es que a veces, hasta ella nos juega malas pasadas.

¿Quién no ha vivido en sus carnes esta situación? Llegas al trabajo, a comer o a tu cita… Te sientes estupenda, feliz y guapa y un “¡qué cara de cansada!” te recibe como un jarro de agua fría, envenenada y con algún puñal volando. ¿Por qué a ti? Si has hecho lo mismo de siempre: limpiar, tonificar, hidratar… Hasta te has puesto iluminador y corrector (ya intuías que iba a ser un día “de esos”), pero nada. Por lo visto no ha servido de nada.

¿Estás segura que estás utilizando el producto correcto? Quizá si hubieras utilizado el Touche Éclat, corrector entre los correctores e iluminador entre los iluminadores, no te habría pasado eso.

Hablamos con Yosuah Barea, Retail Manager de Yves Saint Laurent, para que nos cuente el truco maestro para utilizar el famoso pincel y que nunca más tu mirada refleje ese maldito cansancio acumulado que llevas dentro.

Según Yosuah, lo ideal es aplicar el Touche Éclat primero esparciendo unas gotitas del producto alrededor de la ojera y después difuminar con la yema de los dedos a toquecitos, nunca arrastrando el producto. Y el tip estrella es no escatimar a la hora de borrar nuestra archienemiga zona oscura, aplica producto hasta por debajo de la ojera, así no solo corregirás si no que también otorgarás de gran cantidad de luz a la mirada. ¡Misión casi conseguida!

Para que este foco de luz sea aún más potente, aplica un poquito de Touche Éclat en el párpado superior y utilízalo como si de tu sombra se tratase.

Si por el contrario, lo que buscas es que tu sombra dure y dure todo el día, o la noche, entonces aplícalo debajo y funcionará como un estupendo fijador.

Si sigues estos sencillos truquitos, lo próximo que oirás al llegar a cualquier lugar es: “¡pero qué guapa estás!”.