Manicura semipermanente en casa. | @leminimacaron / INSTAGRAM

El inesperadísimo truco para que tu manicura se seque en segundos ¡con los mismos ingredientes que una ensalada!

¿No tienes un minuto que perder cuando te haces la manicura? Aquí tienes una técnica sencilla (y natural) para secar tu esmalte de uñas en pocos segundos.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Tanto si eres fan de los colores a la hora de hacerte la manicura, como si lo tuyo son más los tonos clásicos, como el nude o el rojo, sabemos que salirte al aplicarlo y acabar con medio dedo manchado no es la única dificultad que te encuentras cuando te haces la manicura tú misma. El tiempo de secado del esmalte de uñas también es un problema para quienes tienen prisa. Sin embargo, sigue siendo imprescindible secar bien el esmalte antes de seguir con tu vida, pues de lo contrario corres el riesgo de tirar por la borda todo el trabajo y que sea peor el remedio que la enfermedad.

Para ahorrar tiempo, la única opción en el mercado era la manicura semipermanente, pero si no te gustan este tipo de esmaltes, tienes también un truco natural, sencillo y accesible que reduce drásticamente este tiempo de secado. ¿Lo mejor? Que podrás hacerlo en casa sin preocuparte por nada ya que lo único que necesitas para ponerlo en práctica, lo tienes en la cocina. Consiste en sumergir las uñas recién pintadas en aceite de oliva durante unos segundos para conseguir que el esmalte se seque en menos de un minuto.

El tutorial paso a paso

Comienza preparando un pequeño recipiente, como una taza o un cuenco, y vierte en él un poco de aceite de oliva (lo suficiente como para mojar la uña completa pero sin que tengas que sumergir toda la mano). Hazte la manicura como de costumbre, aplicando una base protectora transparente que dejarás secar antes de aplicar una o dos capas de esmalte del color que prefieras. Inmediatamente después, sumerge en el aceite de oliva las uñas recién pintadas y déjalas ahí unos 40-50 segundos.

A continuación, saca las uñas del aceite y acláralas con agua limpia para eliminar el exceso y límpialas suavemente con un paño. El esmalte de uñas ya estará seco y las cutículas bien hidratadas, por lo que en menos de un minuto habrás conseguido tener unas manos bonitas y cuidadas y una manicura impecable.

Algo importante que has de saber es que este truco funciona mejor si aplicas el esmalte de uñas en capas finas, aunque si tiendes a aplicarlo en capas gruesas, no te preocupes porque hay solución. Tan solo tendrás que bañar tus uñas en el aceite de oliva durante un poco más de tiempo para que funcione y sea igual de efectivo.