Sube el tono

El efecto buena cara está más cerca de lo que pensabas. Los polvos de sol sirven para realzar el rostro, el escote y todo el cuerpo. 'Vístete' con ellos esta temporada. Ahí van 4 apuestas seguras.

Étnicos
Con textura nacarada y dos tonos –cobrizo y dorado–, aportan calidez y un acabado irisado a rostro y escote. Impregna la brocha por toda la paleta y aplícala con generosidad. Después utiliza el tono claro para iluminar y el oscuro para crear volúmenes. El plus: deja la piel perfumada con el aroma de la flor de tiaré.
Terra Inca Cara Cuerpo de Guerlain (62 €).

Monocolor
Básicos en el neceser, son el producto ideal para potenciar los volúmenes del rostro –si se aplica en el contorno y bajo el hueso del pómulo– o para lograr un bronceado playero –si se extienden en la zona T: frente, hueso de la nariz y barbilla–. Multienhacer Power, Shiseido (45 €).

Alta costura
Para ‘vestirse’ de sol, estos polvos conjugan el acabado mate y natural con pigmentos que difunden reflejos dorados y consiguen una piel muy luminosa. Con Spf 12. Terre Saharienne, YSL (55 €).

+ frescor
Ideal para tonos de tez clara, el rosa aporta un toque de frescor muy veraniego. Aplícalos por toda la cara y pon después un toque pink en las mejillas. Con el tono oscuro, bien difuminado, marca el contorno y óvalo del rostro. Soleil Tan de Chanel (51 €).

Trucos para brillar

Combina varios tonos. Cuantos más, mejor, siempre que combinen entre ellos. Mezclas que funcionan: marrón y rosa y el melocotón con los nude.
Más color, más luz. Los nuevos polvos suben el tono, contienen partículas de nácar que iluminan, agentes hidratantes y hasta factores de protección solar. Elige un estuche que incluya alguno de estos pluses y efectos.
Máxima ligereza. En verano, los polvos de sol pueden sustituir a la base de maquillaje. Son más ligeros y dejan la piel más transparente.
¡Cuidado! Bronzing suave. Se lleva la piel soleada, no ‘quemada’. No elijas un tono de polvos mucho más intenso que tu piel ni apliques demasiada cantidad.