¿Qué dietas siguen los famosos?

Los trucos de las celebrities al alcance de un "click". Analizamos algunas de las dietas más solicitadas por los famosos. Seguirlas no te convertirá en ellos, pero seguramente te sorprenda el resultado. ¿Cuál es la tuya?

Olga Boluda

DE LA ZONA: Brad Pitt, Sandra Bullock, Cindy Crawford y Jennifer Aniston
Desarrollada por el doctor Barry Sears, se pensó inicialmente para los deportistas que querían perder peso; lo ideal es combinarla con algún tipo de ejercicio. Se basa en la regla del 40-30-40, es decir, componer los menúsde cada comida de tal forma que aporten un 40% de hidratos de carbono, un 30% de proteínas y un 30% de grasa. Pros y contras: Lo mejor es que aumenta la energía y la resistencia física, pero se adelgaza muy lentamente. Infórmate: "La revolucionaria dieta de la zona", de Ed. Urano.

MACROBIÓTICA: Thalía, Gwyneth Paltrow, Madonna, Christina Aguilera o Julia Roberts
Ideada por el japonés George Oshawa, se basa en los principios de la filosofía oriental: el individuo debe vivir en armonía entre el yin y el yang. Y clasifica los alimentos en estas dos categorías. Es rica en cerales integrales y verduras; restringe las legumbres y el pescado. Pros y contras: aporta fibra, está libre de grasas saturadas y de colesterol, pero limita el consumo de fruta fresca. Más info: "El libro de la macrobiótica", Michio Kushi, Edaf.

MONTIGNAC: Kylie Minogue
Se basa en la combinación de alimentos. Recomienda evitar los azúcares que provocan subidas de glucema (pan, arroz o azúcar) y no tomar grasas e hidratos en la misma comida, pero las cantidades son libres. Pros y contras: se obtienen resultados rápidos, aunque resulta rígida, pues las combinaciones son limitadas. Infórmate: "La dieta Montignac: coma por placer y manténgase delgado", Hermann Blume Ediciones.

ÍNDICE GLUCÉMICO: Sharon Stone
Creada por el médico David Jenkins, se basa en clasificar los alimentos según su índice glucémico, es decir, el tiempo que tarda en transformarse y llegar a la sangre el azúcar que contienen. Para adelgazar hay que restringir los alimentos con índice alto y comer a voluntad los que lo tengan bajo. Pros y contras: su ventaja es que controla la cantidad de azúcares en la sangre. El problema es que no siempre los alimentos con índice glucémico bajo son los más sanos. Conócela en: "La dieta del índice glucémico", VV.AA, Ed. Sirio.