Gregory Scaffidi / IMAXTREE

Pestañas postizas: los secretos para llevarlas de forma natural

Si no te atrevías a usarlas, ahora caerás seguro en sus redes. Toma nota de los trucos definitivos para intensificar tu mirada con unas pestañas más pobladas y curvas, pero sin que se note. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

La diferencia entre unos ojos con máscara de pestañas o sin ella es realmente llamativa. Resulta increíble el poder que tienen unas buenas pestañas para abrir la mirada y dar buen aspecto, en general, al resto de la cara. Por eso, cada vez son más las personas que se apuntan a técnicas como el lifting, la permanente, los tintes o las extensiones de pestañas. Incluso existen todo tipo de mini tutoriales en TikTok para conseguir, con ayuda de algún truco que otro, una mirada de cine. Mención aparte merecen los fans de las pestañas postizas. ¡Son legión! Sin embargo, existe también otra facción más conservadora que no termina de dejarse tentar por ninguno de estos métodos. La mayor parte se resiste por miedo a un resultado artificial, exagerado y que sea demasiado evidente. 

Pues bien, por mucho que cueste creerlo es posible ponerse pestañas postizas sin que se note. Existen tantos trucos como maquilladores, ya que cada uno cuenta con sus propias armas secretas. Pero algunos de esos tips son bastante universales. Si quieres iniciarte de una forma discreta lo más recomendable es que empieces con modelos que se pueden colocar pelo a pelo o, al menos, por secciones. Así lograrás integrarlos entre tus propias pestañas y colocarlos dónde más los necesites. Generalmente, en el centro para abrir más tus ojos o en la esquina si buscas un ligero efecto foxy eyes.

Luca Cannonieri / IMAXTREE

¿Qué más puedes hacer para abrazar la naturalidad? Cortarlas antes de pegarlas. O si pasas de andar con las tijeras, elegir algún diseño que no sea ni muy tupido ni exageradamente largo. Además, si añades un toque de máscara una vez que estén adheridas, podrás unificar el pelo natural y el artificial, camuflando diferencias de color o grosor. Otra opción a tener en cuenta es recurrir a las técnicas que mencionábamos al principio. Desde el lifting a las extensiones. "Lo principal es que el técnico guíe al cliente para conseguir el resultado que busca. A todas nos encantaría que nuestras pestañas fueran más largas, más espesas... pero no a todas nos sientan bien el mismo tipo", aconsejan desde los centros de belleza Sundara.

Si te decantas por las extensiones tienes que tener en cuenta que, evidentemente, no te las puedes quitar al llegar a casa. Pero, tranquila, porque duran entre tres y cuatro semanas. "Si te ha gustado el efecto, tendrás que acudir cada mes al mantenimiento, para que vayan reponiendo las que se han caido. Si no quieres repetir, simplemente deja que se terminen de caer por sí solas y vuelve a usar tu máscara (que, por cierto, no debes aplicar mientras llevas extensiones)", señalan en Sundara. En cualquier caso, quienes se animan a probar el efecto de las pestañas artificiales -de quita y pon o las colocadas en un salón de forma semipermanente- dicen que engancha. Así que, ya sabes, déjate llevar: quizá empiezas por unas discretas que no se noten y ¡terminas el año con unos pestañotes de escándalo!

Woman participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Woman recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Woman puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.