GETTY

Mirada turquesa

Es el dúo de moda: una piel bronceada y una mirada acuática, para un efecto muy sensual y veraniego. Imprescindible: unos labios jugosos.

Marta Bonilla

Este look en 4 pasos:

1 Tez bronceada. Esculpe el rostro
Para crear un ‘velo’ que ayude a lucir la tez natural pero aterciopelada, los polvos de sol son un básico en el neceser. Con Soleil Tan, de Chanel, puedes crear diferentes efectos: broncean el rostro si los mezclas con una brocha gorda y los aplicas por todo el rostro. Lo esculpen si dibujas un 3 –sienes, pómulos, óvalo– con los tonos arena. Para marcar el pómulo, traza una línea de la raíz del pelo hacia la nariz con el tono más oscuro.

2 Ojos turquesa: mirada acuática
«El azul favorece con ojos azules, verdes y marrones», asegura Junior Cedeño, de Dior. Para lograr el efecto máscara de la chica de la foto, «aplica el color en forma de media luna en el párpado superior y bajo las pestañas inferiores, con el grosor que quieras. Imprescindible: un toque de luz azul plata en el lagrimal». Nos gusta: 5 Couleurs Croisette de Dior.

3 Labios arena, pura sensualidad
La laca de labios Rouge Pur Couture de YSL aporta «frescura, duración, color, confort y un efecto mojado muy sensual», dice Lloyds Simmons, dtor. artístico de la firma. Consejo W: presiona los labios con la yema del dedo después de aplicar el color.

4 Dos gestos básicos
Rellena, peina y fija las cejas y aplica iluminador brillante sobre el hueso malar, por encima del pómulo. Un buen lápiz de cejas, el Instant Brown de Benefit.