Emma Watson, una historia de amor

La actriz británica nacida en París, icono de toda una generación gracias a la película Harry Potter, se ha hecho adulta y vive un flechazo con la firma Lancôme. Encarna el romanticismo moderno.

Myriam Serrano

Mucho estilo
«Julia Roberts, Kate Winslet, Penélope Cruz... ¡He crecido viendo sus films! Es un honor ser, como ellas, imagen de Lancôme», dice a sus 21 años. La firma valora su encanto y espontaneidad.

Emma In love
«Ya no sueño con un príncipe azul, como de niña. Mi concepto del amor se ha ampliado, y ahora sé que se puede amar a muchas personas y de diferentes maneras. Soy romántica, pero eso del alma gemela... ¡no es para tanto!

Mis trucos
«¿El mejor consejo de belleza que me han dado? No depilar las cejas de forma excesiva. Soy inglesa, tengo la piel clara, así que no puedo vivir sin el blush, ni sin una buena hidratante, que llevo incluso conmigo en el avión. ¿Mi pelo corto? Necesité un cambio para romper con Hermione.»

El maquillaje
«Me fascina su poder de transformación, y me encantan todos los productos, aunque en mi día a día doy más importancia a la limpieza y el desmaquillado, súmamente importantes por mi trabajo. Me gusta usar la máscara de pestañas Hypnôse, y soy fan de los desmaquillantes Eau Micellaire Douceur y Bi-Facil.»

Los básicos
«Desde niña adoro los perfumes, y me gusta ser fiel a mi fragancia, que ahora es Trésor Midnight Rose. ¿Mi último descubrimiento? Los 24 tonos de la barra de labios prêt-àporter Rouge In Love, por su efecto segunda piel y su acabado brillante.»

La frase...
«La belleza interior se refleja en el rostro, en la manera de moverse y de comportarse. Sueño con hacer grandes películas, pero mis estudios de inglés y de historia del arte son una excelente base.»