D.R.

Emily DiDonato y sus lugares favoritos en NY

La súper modelo neoyorquina, imagen de Maybelline NY, nos acompaña por las calles de la Gran Manzana y nos descubre sus direcciones secretas. ¡Let’s go!

Ester Aguado | Woman.es

Ella es diferente. Emily es de las que cenan una enorme hamburguesa de cordero con patatas en The Breslin, junto al Flatiron, porque le apasiona la carne. Y punto. ¿El mito de las modelos celíacas ha muerto? Ella se ríe y confiesa que también toma té verde, sushi y frecuenta locales gluten-free, como el Little Beet Table, en Union Square, el barrio donde se sitúa su apartamento neoyorquino. Pero nunca la verás comiendo crudités... En esa aparente contradicción, que también se da en su rostro, fresco pero a la vez fascinante, radica su encanto. Ella es, sobre todo, 100 % natural.

También su sueño de convertirse en una estrella de cine, con esa imagen tan Hollywood años 50 que exhibe: «El clima, la playa... ¿Quién no querría vivir en los Ángeles?» A sus 25 años recién cumplidos, la top es una mezcla explosiva: su intensa mirada azul revela sus orígenes irlandeses y la sensualidad de su cuerpo, su sangre italiana. Ralph Lauren y Maybelline NY supieron verlo y la lanzaron internacionalmente en 2009... Hasta llegó a desfilar para Victoria’s Secret. Su carrera despegó y ahí sigue, arriba.

D.R.

SIETE AÑOS DE CARRERA

«Recuerdo que, en mi primer anuncio para Maybelline NY, rodamos en Times Square con Christy Turlington. Estaba tan nerviosa... Ella es espectacular en persona pero, sobre todo, es tan dulce... Fue un sueño y sigue siendo un gran referente para mí. Además, actuar delante de una cámara siempre es fascinante», dice Emily. Con su look limpio (camiseta blanca, vaqueros, chaqueta de cuero y botas o bien un vestidito muy relajado), asegura que no suele ir maquillada a diario: «Pero gracias a mi carrera, he aprendido a jugar con mi feminidad. Copio los trucos de los grandes artistas que trabajan conmigo. Y me divierto maquillando a mis amigas. Sí, aún conservo las del instituto. ¿Sabes cuál es mi lema? La felicidad solo es real si se comparte (de la película “Hacia rutas salvajes”).»

Asegura que aprende rápido y que, aunque solo lleva trabajando en el mundo de la moda los siete últimos años, le parecen ¡siglos! «Lo que más me gusta de este entorno, en el que hay cosas glamourosas y otras que no lo son tanto, es la cantidad de gente creativa de la que puedes aprender algo. Es un máster permanente.»

Asegura que ella ha cambiado mucho con el paso de los años («es lo que tiene crecer y madurar, seas modelo o no») y, aunque no se encuentra en su mejor momento en cuanto a belleza, sí se siente un poco más sabia. «Por ejemplo, me he vuelto muy ahorradora. Me he comprado mi propia casa para invertir, aquí en el centro de Manhattan –¡no podría vivir en otra parte!–y miro bien los precios antes de darme un capricho. Solo lo hago si realmente lo necesito... ¡O lo quiero! (risas).»

D.R.

Emily confiesa que las cazadoras de piel la vuelven loca: «Las tengo de todas las marcas (Acne, Wang, Theory...) y me gustan mucho algunos diseñadores como Rag & Bone, Ralph Lauren, Club Monaco o Alexander Wang.» Aunque no se maquilla cuando no trabaja, no suele salir de casa sin un toque de máscara (Push Up de Maybelline NY) y un brillo de labios (los nuevos Baby Lips de Maybelline NY).

Acabado el té, nos podemos en marcha: Emily nos descubre sus rincones favoritos de esta isla: Central Park y Gramercy Park, el Hotel Ace (20 W 29th St) y el Café Select (212 Lafayette St).

Maybelline