@gigihadid / INSTAGRAM

Barras de labios inteligentes

Alejandra Yeregui | Woman.es

Es verano, tiempo de rutinas relajadas y de noches con un look glow. El bronceado gana muchos enteros con una boca jugosa, sutilmente brillante que realce tu carnación natural. La nueva generación de labiales lo consigue de una sola pasada y no entiende de labios secos, texturas pegajosas ni de colores que se apagan. ¿Preparada para echártelos al bolso?

Desde que Kim Basinger en Nueve semanas y media convirtiera los labios carnosos de efecto mordido en el súmun de la sensualidad, los maquilladores llevan décadas perfeccionando la técnica que simula ese carmín obtenido de forma natural al estimular la vascularizada mucosa del labio. Gracias a los expertos, hemos aprendido que los tonos cereza siempre funcionan, y que aplicar el color con los dedos, ajusta mejor la textura y el tono al labio. ¿Qué quedaba algo seco? No problem, tener a mano la vaselina solucionaba el asunto. En 2015, las nuevas barras versátiles te lo ponen aún más fácil: se aplican con los ojos cerrados, en un solo gesto, sin necesidad de espejo y aportan la dosis justa de hidratación y color.

Un estudio realizado por los laboratorios Lancôme a 2.902 mujeres asegura que para lograr un rostro de aspecto sano y resplandeciente que reavive la piel es suficiente con realzar un solo tono la coloración natural de los labios. “La nueva tendencia es embellecer el labio desde la naturalidad”, explica Roberto Siguero, national make up artist de Lancôme. “Las texturas mate no son aptas para todos los labios, los afinan y marcan arruguitas. Ahora impera el efecto de labio fresco, hidratado que se puede utilizar como un comodín a cualquier edad al subir sutilmente el labio natural”, añade el experto.

Con esa vocación de color soft glow, Lancôme ha creado Shine Lover, un bálsamo “efecto buena cara”. Sus tonos poseen nácares transparentes coloreados, en lugar de los nácares blancos tradicionales que apagan el color. Joli Baume Éclat du Jour, de Clarins, incorpora un ingenioso pigmento que reacciona al contacto con el Ph del labio aportando un favorecedor tono rosado. Alternar dos tonos (uno claro en el centro y otro más oscuro hacia el exterior) del novísimo bálsamo KissKiss Rose Lip es lo que proponen los maquilladores de Guerlain para un resultado sutil en degradé.

Pero no es cuestión, ni mucho menos, de desterrar el maquillaje de labios súper pigmentado. Algunos labiales 3.0 hacen posible el binomio cobertura total + confort hidratante. Es el caso de Clinique Pop Lip Colour, un labial dos en uno, que ofrece un color intenso de larga duración y una base acondicionadora que deja los labios como si te acabases de aplicar “cacao”. Por otra parte, Ectasy Lacquer, de Giorgio Armani, es una “laca” de color, cuya fórmula al secarse en el labio crea una “cota de malla” resistente que atrapa el color sin perder la sensación de flexibilidad.

¿Sabías que en los labios no hay hipodermis? A diferencia del resto de la piel del rostro, la boca no posee la capa grasa que protege frente a las agresiones, por eso es más vulnerable a la deshidratación. Las nuevas fórmulas compensan esta tendencia de pérdida de elasticidad con aceites ultrafinos ricos en ácidos grasos esenciales, esferas de ácido hialurónico o péptidos que favorecen su síntesis y polímeros flexibles que mantienen la hidratación de forma mucho más eficiente que las barras convencionales. Prueba Tint-In Oil, de YSL; Dior Addict Lipstick; Le Rouge À Porter, de Givenchy, o Hyaluronic Sheer Rouge, de By Terry, y descubre la sensación de tener unos labios suaves y lisos todo el día.