El maquillador de Giorgio Armani nos cuenta sus secretos de belleza con objetos rutinarios. | GETTY

3 trucos beauty que debes empezar a hacer ya

Los envases de los productos de maquillaje esconden piezas clave que, normalmente tiramos a la basura por desconocimiento. Pero en realidad esconden un mundo de posibilidades.

Marta Nieto | Woman.es

Lo primero que hacemos cuando nos compramos un producto nuevo de maquillaje: crema, sombra, labial,… es abrirlo y deshacernos de todas esas cosas que no nos son útiles. Desde las cucharitas de las cremas, hasta las mini brochas para aplicar las sombras, o el plástico que las recubre. Es lógico. Nadie puede pensar que este tipo de cosas pudieran ser de utilidad para facilitarnos la tarea del maquillaje. Según Tim Quinn, maquillador de Giorgio Armani para Refinery29, hay 4 sorprendentes utilidades con las que dar una segunda vida a:

El plástico que cubre las sombras. Principalmente se usa para separar la sombra del espejo y que este último no acabe sucio o emborronado. Pero, hay que reconocer, que la mayoría de las veces acaba en la basura porque es muy molesto. Tim Quinn propone que lo usemos para no mancharnos de sombra cuando la apliquemos en nuestros ojos. Es decir que lo utilicemos como un plástico protector, situado bajo el párpado inferior, para no manchar de restos de sombra la cara. Es muy útil y práctico.

La ‘cucharilla’ de las cremas. Este objeto se usa para hacer más higiénico la aplicación de la crema sobre nuestro rostro. Pero con las prisas, siempre optamos por aplicárnosla con las manos. El maquillador nos explica que le podemos dar una segunda vida usándolos para mezclar nuestras barras de labios. Tan solo con raspar un poco de producto de cada pintalabios que queremos mezclar y la cucharilla de plástico se convertirá en el mezclador perfecto. Con el dedo o con un pincel lo aplicamos sobre el labio y… violà!

Las esponjas de las sombras. Siempre acaban en la basura porque, para que negarlo, son pequeñas y duras y en ocasiones nos hacen daño en el párpado. Pero por estos motivos, explica Tim, son el utensilio perfecto para delinear nuestros ojos con la sombra y enfatizar en la línea de las pestañas.