¡Súbete al trend! Despídete del eyeliner de siempre esta temporada

El delineador de ojos no debe ser ni gráfico ni rotundo, ni muy exagerado, ni muy preciso. No dibujes el ojo, mánchalo.

El nuevo maquillaje de ojos

El nuevo maquillaje de ojos

/ Imaxtree

Olvídate de los foxy-eyes, o los cat-eyes porque las tendencias cambian las reglas del juego a la hora de aplicar el delineador de ojos Las tendencias convirtieron el trazo riguroso y minucioso del eyeliner en una proeza artística. Y cuando ya habíamos aprendido a utilizar los delineadores de ojos para dibujar una mirada felina o unos foxy eyes (Cómo conseguir el efecto que todas quieren para sus ojos) con la maestría de un profesional, cuando ya habíamos dominado el trazo sin que nos temblara el pulso, cuando nos habíamos atrevido a cambiar la línea negra por colores más atrevidos, las tendencias dan una nueva vuelta de tuerca al perfilador de ojos con una aplicación más permisiva. Ahora se nos presenta menos precisa, menos estricta, menos obvia, aunque todavía convive con aplicaciones aún muy gráficas.

No dibujes el ojo, mánchalo

Se veía venir. Algo está cambiando en el maquillaje de ojos. “Durante los dos años previos a la pandemia hemos tenido un interés desaforado por el eyeliner hasta convertirse en pura exhibición. Se iba rizando el rizo a la hora de interpretar el ojo hasta llegar a su cosificación. Ya no era un ojo sino una cosa llena de líneas, de grafismos, te lo pintabas todo”, comenta Baltasar González Pinel, director artístico de MAC para Europa, Oriente Medio y África. Para este maquillador, privilegiado insider de los backstages internacionales, esa tendencia a sobreexhibir el ojo con trazos, piedrecitas y colorines se está rompiendo en favor de una corriente neogrunge, una suerte de glamour desaliñado o neorromántico. Esta aplicación moderna del delineador para marcar de oscuro la mirada se permite (más bien, respalda) cierto margen de error al trazo de la línea para conferir al look unos ojos como desteñidos.

Por otro lado, explica González Pinel, es curioso como algo que hemos odiado, como es un acabado ‘graso', se esté convirtiendo ahora, con esta moderna interpretación del grunge, en un elemento estético. Un elemento que, como afirma el maquillador, requiere cierta apertura mental para entenderlo y que tiene más un sentido aspiracional que para replicarlo todos los días en casa. “Aunque algunos efectos no se entiendan, la última intención es embellecedora”.

Pero aquí no queda la cosa. Otra propuesta vanguardista para maquillar la mirada es realizar un delineado en tonos plata o mercurio, una textura muy metálica que aporta un acabado muy fluido.

Incluso para las aplicaciones más clásicas, como es el sempiterno ojo ahumado, se atisban cambios. Se trata, explica el maquillador, de aplicar el eyeliner ‘manchando’. “No hace falta hacer una línea perfecta. Después, se aplica un poco de crema encima con un pincel para difuminar y dar un toque de brillo. Es rápido y un efecto muy similar al clásico ahumado”. Para este experto, la incorporación de la mancha a los estilos es una de las cosas mejores que han sucedido últimamente en el mundo del maquillaje. “Es lo opuesto a la perfección. Son formas que más allá del clásico ojo ahumado instauran un nuevo código sobre lo que es bello”.

Entre la funcionalidad y la diversión

Estas parecen ser, según Nerina Freán, National Makeup Artist para España de Givenchy Beauty, las consignas para 2023. “En cuanto a su funcionalidad, el delineador de ojos no será protagonista, pero acompañará cuando busquemos un maquillaje de ojos intenso y altamente definido para una fiesta o una ocasión especial. Sin embargo, cuando busquemos diversión, podremos inspirarnos con innovadores delineados que, a través de trazos, cortes, gaps y giros innovadores, combinarán creatividad y sofisticación en un mismo look”.

Dar un aire moderno a la mirada no es tan complicado. Nerina nos da el truco: “Con delineador retráctil cremoso trazar una línea pareja sobre la línea de pestañas superior. La línea debe comenzar en la mitad del ojo y finalizar en la esquina externa del mismo. Antes de que el producto se seque por completo, coger una brocha plana biselada pequeña y “estirar” los bordes del delineado en dirección a las sienes y mirando de frente al espejo. Así, lograrás de manera fácil y rápida un efecto lifting muy sutil que renovará tu mirada por completo”.

Pero ya sabemos que los clásicos nunca mueren. Tampoco en el maquillaje de ojos. De hecho, según afirma la portavoz de Givenchy, siempre habrá un momento en que busquemos una mirada de alta intensidad y definición. Porque, reconozcámoslo, nos favorece. Y para ello la maquilladora, siguiendo ese principio de funcionalidad, sugiere tener a mano dos delineadores negros. Uno retráctil de textura cremosa para diseñar y uno en fibra para definir por encima. Eso, en momentos especiales, pero para todos los días, definir los ojos de forma sutil y sin estridencias siempre queda bien. Para ello solo necesitas un delineador de color marrón o cobre va a ser el toque ideal para tus ojos.

Y si quieres un toque de modernidad y creatividad sin complicarte demasiado la vida Nerina nos propone personalizar la mirada utilizando para delinear la mirada sombras ultrapigmentadas. “Coge tu color favorito con una brocha plana biselada pequeña y, al igual que lo harías con un delineador retráctil o en fibra, realiza trazos sobre la línea superior de pestañas. Recuerda siempre plantear tu diseño con los ojos abiertos y mirando de frente al espejo, para que el delineado se aprecie desde todos los ángulos”. Dicho esto, los expertos lo siguen teniendo claro: el delineador de ojos siempre será un must-have.

Síguele la pista

  • Lo último