¿Hidratas bien tu piel?

La hidratación es básica, lo dicen los dermatólgos: es el principal gesto de juventud de la piel, ya que la mantiene jugosa y flexible. Recuerda: el maquillaje más sexy es una piel ‘pulposa’ o bien hidratada. Según tu tipo de piel, requerirás un producto específico. Beber agua y controlar la humedad harán el resto.

1

Si eres treintañera, céntrate en hidratar tu piel y olvídate del resto. La nueva generación de cremas hidratantes están enriquecidas con complejos antiedad, que retrasan activamente los primeros signos del paso del tiempo. Si superas esa espléndida franja de edad, elige también una con principios activos que actúen como verdaderos aliados, y combina su uso a diario con un sérum reparador. No esperes a que tu piel te lo pida a gritos –en forma de descamación o arruguitas–, con el cambio de estación aliméntala con texturas más fluidas y ligeras para reparar la pérdida de agua.

QUÉ NECESITAS SI TU PIEL ES...

1. De mixta a grasa. También debería recobrar su nivel óptimo de hidratación y de equilibrio, pero con fluidos ultraligeros de efecto matificante, no grasos y no comedógenos (no obstruyen los poros).

2. De normal a mixta. Es el tipo de piel más agradecida a una hidratación muy fresca, con cremas o geles que al aplicarse se funden en agua. Puedes usar una crema diferente en la zona T.

3. De normal a seca. Se reseca fácilmente y puede ser sensible. Obtendrá confort con cremas más untuosas, con fórmulas de agua en aceite (en lugar de las de aceite en agua, más ligeras).

EL TRUCO: ¡Bebe agua! hidrata tu piel desde el interior con dos litros de agua al día, y una dieta equilibrada en frutas y verduras, que aporta abundante agua y antioxidantes. evita el consumo de tabaco y alcohol.

Controla la humedad relativa

Pasar muchas horas en la oficina no es bueno para tu piel. La climatización excesiva, ya sea frío o calor, le perjudica. El aire acondicionado disminuye la temperatura extrayendo la humedad del ambiente, y eso ocasiona una pérdida de líquido y deshidratación de la piel. Apunta estos indicadores: la humedad relativa debe estar entre el 40% y el 60%; temperatura en invierno, 20º C a 24º C, y en verano, 23º C a 26º C.

Síguele la pista

  • Lo último