Gregory Scaffidi/IMAXTREE.COM

Este es el truco de maquillador para aplicar el maquillaje con pincel lengua de gato

El pincel lengua de gato es el más usado para fundir el maquillaje con la piel y lograr un resultado natural con muy poco producto. Incluso si eres poco mañosa, este truco de maquillador es infalible para lograr una piel impecable.

CLAUDIA PREYSLER

Los maquilladores coinciden en que defenderse bien con las brochas, pinceles y otros aplicadores de maquillaje es lo que marca la diferencia para que un look quede impecable. Pinceles para la base, el colorete, el del iluminador, los polvos de sol, labios, ojos, cejas… Existen tantos tipos que es difícil aprender a usarlos todos, pero realmente no hace falta tener un estuche de brochas profesional, sino elegir las imprescindibles, según cómo nos guste maquillarnos.

Si hay algo que da sentido a cualquier look de maquillaje es la base en la que se aplica, o sea, la piel. Por eso, el pincel de lengua de gato y la mofeta son dos utensilios básicos para aplicar una base de maquillaje líquida o cremosa.

¿Cómo se usan y en que se diferencian? Lo bueno de estos dos pinceles, explica Luigi Prisco, maquillador de Yves Saint Laurent, es que ambos permiten aprovechar muy bien el producto usando muy poca cantidad con un efecto muy natural.

“La lengua de gato es el más usado, porque, a diferencia de las esponjas, que absorben la mitad del maquillaje o los dedos, con los que también se desaprovecha, aplicar la base con esta brocha plana (que puede ser de pelo o de silicona) permite fusionar perfectamente el fluido con nuestra piel sin que se note apenas, dejando un rostro uniforme y natural”.

Para aplicarlo, aclara, hay que hacerlo siempre con una dirección o pauta. “Bien en el sentido de las agujas del reloj, o de abajo arriba, primero por un lado y luego por otro. De esta manera no olvidaremos dónde nos hemos puesto ya el maquillaje y evitaremos que quede a manchas”.

La mofeta consigue el mismo efecto con menos producto todavía y el acabado es muy ligero, perfecto para las que les gusta que se note que no se han pintado, pero quieren verse la piel con una textura bonita y luminosa. “Hay incluso personas que lo usan para quitarse el exceso de polvo”, explica. En cualquier caso, el maquillador aconseja que cada una pruebe con qué pincel se maneja mejor según el acabado que quieran conseguir.